miércoles, 26 de noviembre de 2008

Erika Lust


Acabo de recibir por subscripción el último número de Muy Interesante. Contiene un dossier sobre la pornografía y sus efectos sociales.
La pornografía es por definición cine independiente de acción. Su objetivo es crear o explotar las fantasías sexuales presentes en la sociedad. Si el espectador no lo ha visto, no existe. No se puede mostrar lo subjetivo. Si se pudieran mostrar las emociones y el tirón de adrenalina se haría menos pornografía y sería totalmente diferente. Pero los medios son los que son, y no creo que las cosas vayan a mejorar en un plazo corto.
Directores como Bruce Labruce o la española Erika Lust apuestan en sus filmes por un dialogo más femenino y feminista. No se trata ya de lo que sea posible mostrar o la complejidad técnica de la escena, o de lo apetecibles que sean las actrices, sino de reencontrarse con la emoción, la ternura, las razones reales por las que la gente practica sexo. Reconstruir la sexualidad comercial. No sé si lo lograrán.
Erika Lust ha comercializado mediante la distribuidora Thagson la película "Cinco historias para ellas" , en las que se vuelve al sexo romántico.
Las historias se llaman:
Nadia y las mujeres.
Ser o no ser una buena chica.
Te quiero, te odio.
Jodetecarlos.com
Matrimonio con hijos.
La última historieta tiene un título sugerente porque los filmes pornográficos no muestran la sexualidad como un complemento de la familia. Los protagonistas de estos filmes actúan, incluso cuando se supones que están casados, como si las enfermedades venereas y los embarazos no existieran. Como si las consecuencias negativas del sexo nunca pudieran ocurrir.

2 comentarios: