domingo, 25 de octubre de 2009

Distrito 9



Creo que hasta ahora no he hablado en estas líneas del cine de ciencia ficción. Desde que H. G. Wells publicara en 1897 "La Guerra de los Mundos" nos hemos imaginado a los extraterrestres y hemos tratado de imaginar como sería nuestra vida con ellos como factor dominante.


Las diferentes versiones de La Guerra de los Mundos son las más realistas. Unos alienígenas dotados de una tecnología superior, hostiles, que buscan nuestro exterminio por todos los métodos, a la captura del mismo papel en el planeta que nosotros.


Distrito 9 pone a los humanos en el papel de los opresores. Esta película tiene todos los elementos del cyberpunk, una variante de la ciencia ficción que muestra multinacionales - en el filme aparece una compañía que fabrica armas-, soldados o pandilleros, exaltación de la violencia, ambientes sórdidos, etc...


Como variente del cyberpunk está bastante bien, en la línea de películas como la japonesa Akira, pero debo dar a entender que unos aliens que tienen armas más avanzadas, que sólo pueden manejar ellos, no las cambiarían por latas de comida para gatos. Eso es insultar nuestra inteligencia.


En los años 80 hubo un boom de la ufología. Todas las revistas de ciencias ocultas dedicaban un espacio a la teoría especulativa de los avistamientos. ¿Quién?¿Dónde?¿Cuándo?¿Qué forma tenía el platillo volante?


Ahora. con la profusión de cámaras digitales, es bastante factible hacer las fotografías que mostraban esas revistas hace 80 años. Y los Ovnis han sido sustituídos por el mundo del más allá. No debemos preocuparnos. También el espiritismo tuvo su momento a principios del siglo XX.


De hecho la ufología jamás se habría convertido en ciencia sin el miedo atómico de los años iniciales de La Guerra Fría. Hemos querido ver en los extraterrestres a todo lo que esperamos y tememos de los otros, cuanto menos tengan que ver con nosotros, mejor.


En los años 50, la amenaza venía en forma de bomba atómica desde los cielos. en 2009, año de la película, la amenaza significa miedo a la miseria, masas hambrientas con las que no se sabe muy bien que hacer. Y parte de la amenaza está inscrita en lo que somos los humanos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario