miércoles, 25 de noviembre de 2009

Hallado un transbordador fluvial en el Yukón.



Esto que ven en la foto es el molinete del ancla del AJ Goddard, un tranbordador fluvial hundido en las gélidas aguas del río Yukón en octubre de 1901.


Todos hemos leído en algún momento las novelas de Jack London. Trineos de perros con rasgos de conducta lobunos arrastran trineos, dirigidos por hombres más salvajes todavía. En la cabeza de todos hay una sola imagen y un solo concepto: Oro. Por ese metal brillante y escaso son capaces de superar las trampas de una naturaleza sólo fiel a sus ritmos, que solo finger tolerar al hombre y a esa enfermedad llamada "civilización".
Los tripulantes del AJ Goddard llevaban buscadores en su vapor de remos fluvial de 15,2 metros de eslora por el río Yukón. Probablemente ese era el último viaje de la temporada, ya que la navegación se vuelve peligrosa a partir de esa estación. La catástrofe debió suceder de reperte. Los hombres se tiraron al agua helada vestidos con sus abrigos de pieles, incapaces de protegerles, y descalzos. Los cinco pares de botas y una pierna rolliza de alce a medio asar se hundieron con el transbordador.
De los cinco tripulantes sólo dos hombres fueron localizados con signos de hipotermia por un cazador de caribús de la zona y conducidos a una cabaña. El cuerpo del capitán del transbordador apareció en el verano de 1902. No se sabe dónde podrían haber acabado los dos hombres restantes.
El vapor AJ Goddard fue hallade en 2008, en medio de una espedición dirigida por el arqueólogo subacuático John Pollard. El pecio está en un estado relativamente bueno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario