martes, 3 de noviembre de 2009

monias de animales (2)



Los egipcios pasaban toda su vida preparándose para pasar las duras pruebas del exigente viaje al más allá. Los más ricos tenían, por supuesto, más facilidades para conseguirlo.

Mientras los campesinos y los artesanos solo podían aspirar a un sarcófago sin ornamentos, los escribas, los sacerdotes y los nobles podían pagar cuidados especiales y ajuares funerarios. Los campesinos más desfavorecidos sólo podían aspirar a un agujero en las arenas de las necrópolis. Los faraones podían mantener, en cambio, a un ejército de trabajadores especializados equipados con herramientas de cobre, un metal muy valioso hacia 1200 a de C, trabajando en el Valle de los Reyes.

Esto que ven en la imagen es comida para difuntos de clase alta. La carne ha sido tratada con natrón y envuelta con telas para que el ka pueda comer mientras se prepara para la aventura del más allá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario