miércoles, 17 de marzo de 2010

Cómo surgió Rusia


"Los príncipes rusos han atacado el poder tártaro, y golpean con sus lanzas de acero sobre la armadura tártara; las espadas templadas truenan contra los yelmos tártaros en el campo de Kulíkovo. Negra es la tierra bajo los cascos de sus caballos, pero han sembrado el campo de huesos tártaros, y la tierra se ha regado con su sangre, y ejércitos poderosos han hollado colinas y campos, y los ríos, las fuentes y los lagos se han enturbiado. Lanzaron gritos poderosos en el país ruso (...) y han vencido a la horda tártara en el campo de Kulíkovo".



Así celebra el canto épico Zadónschina una batalla en la que reposa la identidad nacional de Rusia desde 1380. Desde hacía más de un siglo los distintos principados rusos vivían bajo el yugo de los mongoles. Se suponía que los jinetes de las estepas de Asia Central recibían ese nombre porque cuando los europeos del Este de Europa los vieron por primera vez les parecieron hombres salidos del Tártaro, del infierno. Aún así, la convivencia fue posible, salvo los tributos que los rusos debían pagar a sus nuevos amos.

En la batalla de Kulíkovo se enfrentaron Dimitri Ivanovich, príncipe de Moscú, contra el caudillo mongol, Mamay Khan. No fue una victoria definitiva, porque en 1382, Tojtamish Khan organizó un ataque contra Moscú, pero los mongoles no volvieron a tener el mismo poderío militar en Rusia.

En el Caúcaso, surgió poco después un poderoso caudillo llamado Tamerlán - Timur el Cojo-. Este líder militar se encargaría de poner fin a la existencia de la Horda de Oro en 1395. Aún así, hasta 1480 los rusos, bajo la tutela de Iván III, no decidieron dejar de pagar tributos a los mongoles. Así se consagró la independencia de Rusia.

Los sucesores de Dimitri, Basilio I y Basilio II conquistaron los principados vecinos o los anexionaron. En la mente de los habitantes del principado de Moscú había una sola idea: había que desplazar en el panorama político entidades territoriales más importantes como Novgorod o Kiev. En 1410, los rusos se enfrentan a los caballeros teutones por el control de Polonia en la batalla de Grunewald, con victoria rusa. Se ponía fin a la expansión germánica por el este de Europa.
Basilio III es el primer gobernante ruso que envía embajadores a la corte de Carlos V, emperador del Sacro Imperio Germánico. Son los primeros embajadores rusos que pisan España.
Su abuelo observa compungido la caída de Constantinopla en 1453. Pero al poco rato lo ve como una ocasión. Se casa con una princesa bizantina superviviente, Sofía Paleólogo, y proclama que tras las caídas de Roma (476) y Constantinopla (1453), Moscú es la tercera Roma.

Se había celebrado en 1439 un concilio que abogaba por la unión de la Iglesia Ortodoxa y la Católica, pero el pueblo ruso rechazó la propuesta. Por esta razón el humanismo occidental no llegó a Moscú. Los Mujiks - campesinos rusos- ridiculizaban a través de sátiras los ritos de la Iglasia Católica.

El primer soberano ruso que se impuso el título bizantino de Tzar - César- fue Iván el Terrible. Este soberano gobernó de forma autocrática y llegó a pedirle matrimonio, con el lógico rechazo, a Isabel I de Inglaterra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario