miércoles, 28 de abril de 2010

Aparece un cuadro de un renombrado pintor del Oeste.


Pueden ser millonarios sin saberlo. Miren bien por los rincones más remotos de su casa. Puede parecerles como a cierta familia americana. Los abuelos se mudaron y dejaron como recuerdo de su paso un montón de trastos viejos. Al nieto, Jacob Freed, le gustaba el mundo de los vaqueros, y por eso un cuadro de Frank Tenney Johnson (1874-1939) acabó decorando su habitación, y no el vertedero, donde parecía destinado. Tras investigar por Internet, los padres descubrieron que el cuadro estaba valorado en 140.000 euros. Se le consideraba perdido.

Por eso les recomiendo que busquen bien. Nadie sabe dónde puede aparecer un pequeño tesoro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario