jueves, 11 de noviembre de 2010

Novedades sobre el mundo de los dinosaurios.


Una planicie arenosa y cubierta de hierbajos en las praderas de Norteamérica. Un grupo de estudiantes, dirigidos sabiamente por un sabio paleontólogo, retiran material de desecho para liberar un femur de diplodocus. Cambio de escenario. Museo de Historia Natural. Un hombre hace un modelo de escayola de ese mismo fémur para poder estudiarlo con ciertas garantías. Esto es el presente. 2010. Pero las cosas están a punto de ser un poquito diferentes. Ahora un grupo de biólogos y expertos en anatomía comparada observan a los reptiles y las aves actuales para saber un poquitín más acerca de cómo podría ser el mundo de los dinosaurios. Veamos cómo trabajan estos hombres.

Estabamos hablando de los diplodocus, los animales más grandes que han pisado la tierra. Los científicos han estado debatiendo desde hace mucho tiempo si los saurópodos como él eran de sangre fría o caliente. Segun el zoólogo Dennis Clausen, de la universidad de Miami, habría que optar por la sangre fría. Un Argentinosaurio mide 30 metros de longitud. Si levantaba la cabeza para aparearse o comer frutas de árboles elevados necesitaría un corazón de 6 toneladas, con unas paredes de 50 centímetros de grosor.

En cuanto a los dinosaurios terópodos - los grandes carnívoros bípedos, como el Allosaurus o el Tiranosario Rex, con sus 12 metros de altura- sufrían una larga serie de lesiones durante la caza. La acumulación de achaques físicos derivados de sus lesiones acababan provocando la muerte a estos grandes depredadores.

El esqueleto de un Allosaurios, expuesto en el Museo de Geología de la Universidad de Wyoming, muestra 14 cicatrices oseas de otras tantas lesiones de caza, incluida una callosidad osea en la pie derecho provocada por una infección postraumática.

En el mundo de los humanos sólo los jinetes de rodeo, los deportistas de fútbol americano o de rugby, se hacen tanto daño. Mark Schlereth, un lineman, se tuvo que someter a 28 intervenciones quirurgicas, 15 sólo en la rodilla izquierda, en tan solo 12 años de carrera. Pues bien, la vida de un tiranosaurio debía ser igual de movidita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario