sábado, 3 de septiembre de 2011

Errores y egos inflados en la conquista de los Polos.



Aquí voy a explicar las razones por las que Scott, junto con cuatro de sus compañeros, murió en el Polo Sur. En primer lugar, Scott era un gran científico pero no se preparaba bien sus expidiciones.

Mientras Admunsen estivo viviendo con los inuit netsilik para aprenderlo todo sobre los trineos de perros, Scott confió en caballos y vehículos motorizados. Los perros sobrevivieron bien pero los caballos tuvieron que ser sacrificados porque se aclimataron mal al continente blanco. Y los motores de los vehículos motorizados con ruedas orugas se estropearon en medio de la nada.
Los acompañantes de Amudsen usaron en su viaje de 1300 kilómetros tres veces más provisiones que el grupo de Scott. Los noruegos se desplazaban sobre esquíes mientras los británicos avanzaban arrastrando trineos con su equipo.
La idea de la tracción equina pudo haber funcionado porque Shackleton casi lo logra con caballos en una expedición anterior.
En cuanto a Admunsen murió en el Ártico a causa de la estupidez. Tras plantar la bandera noruega en el Polo Sur en 1911 se echó la manta a la cabeza y pretendió sobrevolar en avión el Polo Norte en varias ocasiones fallidas, ya que no había obtenido con sus hazañas antárticas la misma seguridad económica que Nansen. El problema del asunto es que se metió en un pique de voluntades con el aviador y explorador italiano Umberto Nobili. Si uno estornudaba, el otro se resfriaba.
En 1928, una de las aeronaves pilotadas por Nobile desapareció en el ártico. Admunsen estaba a punto de contraer matrimonio, algo que no le entusiasmaba especialmente, por lo que se presentó voluntario para rectacar a su rival. Salió de Groenlandia en una avioneta Latham 47 equipado con dos flotadores como los hidroaviones, procedente de Francia. Los pilotos llevaban 72 horas sin dormir y Admunsen sobrecargó el avión hasta los topes con equipo. No había una mala brisa de viento, mala señal. Efectivamente. Pronto se encontraron volando en medio de la niebla. No se volvió a saber de ellos. Ni siquiera se encontraron los restos del aparato, que una expedición ha buscado este mismo año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario