miércoles, 28 de marzo de 2012

El verdadero Jack Dawson.

Suena la canción de Celine Dion. Jack Dawson (Leonardo Di Caprio), un emigrante de tercera clase y su novia de clase alta Rose se abrazan en la proa del Titanic. Lo que el público quizá no sepa es que un tripulante del mítico paquebote de la White Star Line respondía a ese nombre.

El verdadero Dawson era un paleador de carbón de origen irlandés. Los paleadores eran unos tipos rudos que trabajaban en sus labores no cualificadas hasta 15 horas diarias. Si se comportaban y no mencionaban el sindicato ni a los agitadores laboristas en absoluto, podían recibir una carta de recomendación para trabajar en su siguiente barco de la compañía. Era la típica precariedad laboral de la época.

El cuerpo de Dawson, un pelirrojo con bigote de unos 25 años, fue encontrado por una expedición de empleados de pompas funebres que fletó un barco por cuenta del Goberno de Canadá. No tenía marcas en la piel por lo que se deduce que en el momento de la colisión estaba libre de servicio y pudo arrojarse desde una cubierta a las aguas frías del Atlántico. El cuerpo no fue reclamado por su prometida y fue enterrado con los demás en el cementerio de Halifax.

Con motivo de la película de Leonardo de Caprio, las adolescentes parecieron redescubrir la sepultura. Los encargados del cementerio empezaron a retirar cartas y a consolar a muchachas que creían que realmente era Leonardo Di Caprio, el actor rubito y guaperas, y no el rudo y obrero Jack Dawson el que estaba enterrado bajo la lápida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario