lunes, 9 de abril de 2012

Aparecen los restos de una cristiana sajona.


Esta cruz que ven aquí lucía en el siglo VIII en el lindo cuello de una mujer sajona.
Los sajones eran un pueblo germánico que invadió Britania en el siglo V, poco después de que las últimas legiones romanas embarcasen en el puerto de Rutupiae para tratar de detener la sangría que representaba la amenaza de los pueblos germánicos en el Imperio de Occidente.
Las malas cosechas - una historia que se repetiría punto por punto con las invasiones vikingas - y la guerra como necesidad para mantener el prestigio de los cabecillas fueron el motor de esta invasión.
Pero hacia 750 el panorama estaba relativamente tranquilo. Tan tranquilo como para que una dama sajona de alto rango coquetease con una nueva religión, que nada tenía que ver con la cultura de su pueblo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario