sábado, 21 de julio de 2012

El matemático que venció a los nazis.

Este año se celebra en todo el mundo el centenario del nacimiento de una de las personalidades más desdichadas dadas por la ciencia. Hablamos del matemático, desencriptador de claves y padre de la informática, Alan Turing.
Durante el periodo de entreguerras nadie podía asegurar que ese hombre desaliñado, que iba a todas partes en una bicicleta destartalada y se sujetaba los pantalones con una cuerda, fuese alguien capaz de destacar en nada.
A los 16 años leía los trabajos de Einstein e, incluso era capaz de explicarlos de una forma más sencilla que el genio alemán. A los 24 publicó el artículo científico que introdujo dos conceptos clave para la informática, tal y como hoy la conocemos: algoritmos y computación. "Demostró que todo problema no se puede resolver matematicamente. Trazó una frontera entre lo que es mecánico, algorítmico, lo que se puede calcular con un ordenador y lo que no. Creó, con ello, la noción de la máquina programable", explica Ricardo Peña, catedrático de la Facultad de Informática de la Complutense.
Pero su papel más conocido fue como desencriptador de claves de las codiciadas máquinas Enigma durante la Segunda Guerra Mundial. La máquina Enigma parecía una máquina de escribir normal. Modificaba el texto en su frecuencia de radio con una clave distinta al día. Turing, pagado por los servicios de Inteligencia aliados, consiguió una copia a través de su agente en la Alemania nazi, un tal Asche. A partir de su ejemplar construyó sesenta decodificadoras llamada "Bombas", con la ayuda de matemáticos polacos.
Durante la batalla del Atlántico, Alemania intentó cortar las líneas de abastecimiento inglesas con la ayuda de su flota de submarinos. Turing descifraba en un lugar llamado Betchley Park las claves de sus codificadoras Enigma todos los días. Sin descanso. Los historiadores de la ciencia y los de temática militar todavía se preguntan porque Hitler no intentó descodificar las clave de "Ultra", la codificadora aliada para Europa. Científicos capaces de hacerlo no faltaban en la Europa ocupada.
Tras la guerra, Turing construyó el Manchester Mark-1, la primera computadora electrónica con un programa almacenado en su memoria.
Turing era homosexual en una época en que esto se consideraba un delito.. El amigo de uno de sus novios robó en su casa y la Policía se centró en su vida social. Los jueces le dieron a elegir entre la cárcel o un tratamiento químico.. Turing optó por la segunda opción pero los efectos secundarios del medicamento lo sumieron en una depresión. Murió en extrañas circunstancias tras morder, como Blancanieves, una manzana envenenada.

PARA VER:
Trailer de la película THE IMITACIÓN GAME.
https://www.youtube.com/watch?v=5XvvYvx1Gsc

No hay comentarios:

Publicar un comentario