miércoles, 6 de marzo de 2013

La lista de Schidler. Un héroe para una crisis.

QUIEN SALVA UNA VIDA, SALVA EL MUNDO.
El talmud.

Los estudios de Hollywood habían dicho su última palabra. Si Steven Spielberg quería rodar su película sobre el Holocausto antes tendría que terminar la promoción de "Parque Jurásico (1993). Dicho y hecho.
La película ahonda en la excesivo carácter del industrial y angel de la guardia de los 1300 judíos empleados en su fábrica, Emalia. Vemos un cambio, desde el hombre egoista pero bueno, que quiere ganar dinero, que ve sobre todo en las contratas de la guerra una oportunidad, y el que llora por no haber vendido su coche para adquirir más personal para su fábrica.
En realidad, no hubo tal cambio. Schindler amaba la vida. "Era como el buen soldado Schveij, que disfrutaba poniendo palillos en los engranajes del sistema, para ver que se rompía", dijo una superviviente. Claro que en una película de este tipo hay que llevar el personaje del punto A al punto B, o se vuelve menos creíble, menos de carne y hueso. Su carácter, el soterrado deseo de complacer a su esposa Emily, una ferviente católica, la lealtad a sus trabajadores y el desprecio larvado por el psicopático comandante del campo de Plaszow hicieron el resto.
Spielberg hace un cameo en su propio filme como un judío anónimo, firme mientras los kapos pasan lista. "Fue la película más dura que había rodado, pero alguien tenía que hacerla. Por las mañanas daba instrucciones a Liam Neeson (Oskar Schindler) y a Ralph Fiennes (Amon Goeth, comandante de Plaszow) y por las noches me iba a llorar a casa abrazado a mi mujer"
Schindler cambia cuando ve las atrocidades llevadas a cabo por el comandante Amon Goeth, encarcado de clausurar el ghetho de Cracovia. Los adultos mueren al azar. Jasha, una niña distinguible por un abriguito rojo camina en dirección contraria al resto de la gente, sin que ningún guardia le de el alto o la dispare. Se esconde debajo de una cama. Spielberg prohibió a la incipiente actriz, una niña de 6 años que viese la película hasta que cumpliese los 18 años. Ella le desobedeció y la vio a los 11. La dureza de las escenas de la liquidación del guetto de Cracovia y las brutalidades de Goeth la llenaron de pesadillas. A los 18 años volvió a verla y comprendió lo que Schindler había hecho por los judíos.

 https://www.youtube.com/watch?v=Ldpjl07HJCY


No hay comentarios:

Publicar un comentario