martes, 21 de mayo de 2013

Controversia en torno a unas crónicas sobre la conquista de México.

Bernal Díaz del Castillo no sabía apenas escribir cuando llegó con la expedición del adelantado Pedrarías a Cuba. Tras la mala administración de los hermanos Colón y la de su némesis enviada por la metrópolis, Bobadilla, en 1516 el gobernador era un tal Velazquez.
Velázquez prometió a los recién llegados encomiendas con indios, cosa que no se materializó, debido a los abusos de los propios encomenderos, que llevaron casi al exterminio de los indios taínos.
Diaz del Castillo pasó a América Central en tres ocasiones, una con Pedrarías, otra con Grijalba y una tercera, ya en plan conquistador, entre los hombres reclutados por Cortés, bajo las órdenes directas de Alvarado, su pelirrojo lugarteniente.
Ya de mayor, tras haber aprendido a leer, ser gobernador en Honduras y ejercer cargos menores en la administración, decide contar a su manera - "yo no soy un latino, etc, etc- la aventura de la conquista de México, allá por 1575.
Un antropólogo francés pone en duda la existencia de este cronista. Dice que no da detalles de sí mismo, fuera de la acción de la crónica, que por otra parte, casi parece un parte de protoperiodismo. Un parte de guerra, en palabras más sencillas.
Dice, asimismo, que Bernal Díaz del Castillo, dispone demasiada información acerca del adelantado principal de la expedición, Cortés. Afirma que en realidad la crónica es del propio Cortés, que quería forzar una mano contra su rey, Carlos V, para que les diese ya de una vez lo prometido. Vana ilusión. Lo que muchos españoles aprendieron de sus reyes, por toda Europa, Sudamérica y Filipinas es que a los reyes de la Casa Habsburgo les gustaba tener ejércitos que les llenasen de gloria, pero no ocuparse del bienestar de esos hombres terminada la acción. Como, de hecho, a ningún monarca europeo.
Las crónicas de "La verdadera historia..." están firmadas, según esta teoría por el bueno de Bernal, porque un original firmado por Cortés habría acabado en la hoguera. Ningún especialista español ni mexícano da crédito a estas elucubraciones.
"Díaz del Castillo nunca fue a la Universidad, ni en Valladolid ni en Salamanca, es cierto. Pero las expresiones cultas que aparecen en "La verdadera historia" ya están presentes en la literatura exportada al Nuevo Mundo durante la vejez de nuestro cronista", dice un historiador de Real Academia de la Lengua Española.

2 comentarios:

  1. Te has pasado tres pueblos en la descripción del señor Bernal. Hoy México es una caca, que perdió su dignidad, la mitad de su territorio y una moneda de las más fuertes, cuando se marcharon los españoles. Asesinatos de prostitutas, tráfico de drogas, miseria, hambre, etc... México es el esclavo de USA. Fuisteis grandes, cuando España. O sea que deja tranquilo a los españoles, porque si Bernal era idiota, como tú pretendes, me extraña mucho que él y otros 400 españoles hayan convencido a 2 300 000 aborígenes de América del Norte a adoptar la lengua, civilización, universidades, carreteras, derecho municipal español... cuando en México apenas había 800 soldados españoles. No cuadra tu cálculo, insultas a tus antepasados que se unieron a España, te insultas a ti mismo.

    ResponderEliminar
  2. Primer punto:no soy mexicano sino español. Los datos salieron de una revista de historia. No cito opiniones mías, ya que por mi cuenta jamás me habría metido con Díaz del Castillo.

    ResponderEliminar