martes, 30 de abril de 2013

Takeshi Inomata investiga los orígenes de la civilización maya.

Los europeos jamás nos encontramos con el pueblo maya. No sé si es una buena o una mala noticia para nosotros.
Takeshi Inomata y su equipo están investigando los orígenes de este pueblo de constructores y guerreros. Una teoría comunmente aceptada afirma que los mayas surgieron y mejoraron las cosas que ya existían en la cultura olmeca, la primera cultura mesoamericana.
"Estábamos excavando para poder desechar o reafirmarnos en esta teoría las pirámides y los centros ceremoniales del sitio arqueológico de La Venta, asi como también en Ceibal. Encontramos que los mayas del periodo clásico habían construido sus pirámides sobre centros ceremoniales menos sofisticados", nos explica Inomata.
"Los olmecas y los mayas surgieron con una diferencia de 200 años, y se influenciaron mutuamente. Todavía no eran civilizaciones con un guión predeterminado. Habían dejado hacía poco de ser nómadas, gracias a una mayor producción de su cultivo principal, el maíz".
"Tenemos por delante tres años de excavaciones. Pensamos excavar las zonas residenciales y periféricas de Ceibal y La Venta, en Guatemala. Sólo así podremos hacernos una vaga idea de cómo eran los pueblos del preclásico, antes de convertirse en los sanguinarios y urbanícolas mayas. ¿Sabía que no hubo Neolítico en Mesoamérica? No hubo un periodo rural. Pasaron de la caza y la recolección a reunirse en torno a los espacios ceremoniales?¿No les parece sorprendente?"

No hay comentarios:

Publicar un comentario