miércoles, 12 de junio de 2013

El Gran Gastby. Long Island era una fiesta.

https://www.youtube.com/watch?v=eJeCkdtzRF0

Si he de seros sinceros prefería más la versión de 1974, con Robert Redford en el papel de Gatsby.
1922. La Primera Guerra Mundial ha acabado y el mundo quiere quitarse de encima la mugre de las trincheras. Velocidad. Jazz. Fiestas. Hay que correr, no perderse nada. Muchas noches dejan hermosos cadáveres por el camino, pero da igual. Siempre hay tiempo para preguntar por la próxima reunión.
Nick Carraway (Tobey Mc Wire) es vecino del misterioso Gatsby (Leonardo Di Caprio) , un tipo del que se cuentan muchas historias, anfitrión invisible de suculentas fiestas multitudinarias. Se verá envuelto en una historia de amor entre Gastby y Daisy, su prima.
Son los Estados Unidos, los juegos de la Bolsa con acciones preferentes y truts encadenados están a la orden del día, y la hora de recogerlo todo y retirar los muebles rotos no parece que vaya a llegar. Salvo para Gastby, que está más cerca de su destrucción cuando se acerca a lo único que desea para sí mismo y que lo redime: Daisy Buchanan.
Su marido, Tom, es la América real, con su racismo, su snobismo, su incapacidad de mantenerse
fieles a sus propias normas. Porque eso es la película, y la novela, publicada en 1926, el puñetazo de la América rel contra la América de ensueño. Y Daisy... no es más que una mujer cobarde, incapaz de elegir de forma adulta y honesta, una niña grande que busca en sus parejas alguien que le diga qué debe esperase de ella, aunque lo pague con infelicidad.
Gastby es el optimismo y la esperanza. Los Buchanan son los prejuicios, la deshonestidad y la cobardía, deliberada o como un poso de dejadez hacia sí mismos.
Vean cualquiera de las versiones y me cuentan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario