domingo, 30 de junio de 2013

¿Era la Nasa una empresa abusiva con sus trabajadores?

Desde su fundación en 1958 los jefes de personal de la NASA  decidieron, que aparte de ganar la carrera espacial, los astronautas debían distraer al público de clase media norteamericano de las tensiones con la Unión Soviética.
Los astronautas debían ser superhombres patrióticos, sin ningún defecto. La NASA envía investigadores para preguntar en los vecindarios de los hombres de las estrellas si su vida conyugal era perfecta. Los vecinos tenían que contestar preguntas acerca de si los empleadas de la Agencia Espacial Estadounidense discutían o bebían demasiado.
Por otra parte, sobreexpusieron a sus hombres a una atención excesiva de los medios de comunicación y las fiestas de la buena sociedad, que a la postre causaron estragos. En esas fiestas había una especia de groupies de la carrera espaciál, dispuesta por llevarse a la cama a todos y cada uno de estos hombres tan promocionados.
Destacan en este aspecto Pete Conrad, Dick Gordon y Alan Shepard, conocidos como los "chicos go-go" por su afición a las juergas.
Las mujeres vivían temerosas de que sus maridos, antiguos pilotos de pruebas, no regresasen algún día de las peligrosas y comprometídisimas misiones de la NASA. Es más, se les sugería de que se mostrasen aplíticas y se ocupasen únicamente de sus hijos y de sus cocinas. Cuando Jane Conrad pidió el divorcio ante las continuas infidelidades de su marido, pensó que no se sentiría respaldada por las otras esposas, y que sería el fin de las aspiraciones espaciales de Pete Conrad. Las demás esposas, como en un efecto dominó, pidieron sus respectivos divorcios.
La NASA mintió a la esposa de Gus Grisson sobre las detalles del trágico incidente del Apolo 1, en el que resultaron muertos tres astronautas. Ella se querelló por 10 millones, pero los abogados de la Agencia Espacial lo dejaron en un trato extrajudicial por 350.000 dólares. De la época.
Los chistosos decían en los pasillos de la NASA  que si no se enviaba una mujer al espacio era porque temían que uno de esos pichabravas conocidos como los astronautas del Proyecto Apolo se la llevaran a la cama, sin que hubiera una manera de contrarrestar una publicidad negativa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario