lunes, 24 de junio de 2013

Todo lo que sabemos de Stonehenge.

Nos gusta especular. No es que nos guste hacer deducciones mas o menos razonables sobre ciertos temas opacos, sino que nos gusta echarle imaginación al asunto. Y esto es lo que pasa con Stonehenge.
Estos días se puede ver a toda una colección de tipos con capucha haciendo ritos de la new age, en lo que se supone que es una evocación de los ritos druídicos. Hace unos años una organización de la Nueva Era solicitaba al gobierno de Gran Bretaña que se restaurasen los monumentos megalíticos del país para hacer sus espectáculos. Por suerte, y con respeto para los wiccanos y otros grupos, no se les hizo caso.
Hemos adaptado una entrevista al arqueólogo Mike Pearson para que nos hable de lo que ha descubierto tras siete duras campañas de trabajo de campo en Stonehenge y alrededores.

Dínos, Mike; ¿Cómo se te ocurrió tu teoría?

Al principio no estaba interesado en venir a excavar en Stonehenge, pero me interesaban los megalitos. Estaba trabajando con Ramilisonina, un arqueólogo malgache, en un proyecto sobre menhires y le dije, vamos a hacer una cosa; te vienes a Inglaterra y ves Stonehenge, sólo por cambiar de aires, en plan coleguitas.
Estuvimos una mañana en el complejo, y Ramilisonina me dijo: ¿No veis un patrón en todo esto? Quiero decir que las construcciones en piedra malgaches son el reino de los ancestros, son eternas, mientras que las construcciones de madera, son de los vivos. Van a desaparecer pasado un tiempo.

Y encontraste los restos de unos círculos de piedras en un lugar llamado Durrington Walls. ¿Cómo era ese lugar?

Encontramos dos círculos de madera y una metrópolis de esa época. El malgache tenía razón. 5000 personas vivían allí en el momento en que se construyó el megalito de piedra. Pero no vivian allí de forma permanente, sino que acudían con ocasión del solsticio de invierno para celebrar un festín a base de carne de cerdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario