martes, 18 de junio de 2013

Rusia celebra medio siglo de la primera cosmonauta.

Valentina Tereshkova tardó casi tres días en dar 48 vueltas a la Tierra completamente sola.

1963. Los rusos no caben en sí de felicidad. Parecen estar ganando la carrera espacial. El satélite Sputnik-1 sale al espacio un año antes que el norteamericano Vanguard. Son, asimismo, los primeros en poner en órbita a la perra Laika - en ruso, ladradora. En realidad se llamaba originalmente Rizadita-. Y lanzaron al espacio al primer cosmonauta varón, el piloto de pruebas Yuri Gagarin. ¿Qué podía hacer el jefe del sistema de cohetes soviético, Serguéi Koroliev, para mostrar que la industria pesada y las escuelas técnicas del Telón de Acero eran superiores a las universidades del bloque capitalista? ¿Por dónde seguir?
Valentina Tereshkova fue enviada al espacio el 16 de junio de 1963. Era la única mujer que obtuvo el rango de general en las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos. Los estadounidenses no lanzarían al espacio a su primera ciudadana, Sally Ride, hasta 1984.
El camino de Tereshkova a las estrellas y al panteón de las heroínas soviéticas no fue facil. No era piloto de pruebas, sino paracaidista deportiva civil. Su aportación al "paraíso" de los trabajadores era su trabajo en una cooperativa textil.
Tereshkova fue seleccionada entre centenares de espirantes. Sólo cinco superaron las duras pruebas físicas y dieron un perfil ideólogico como posibles candidatas cómodas a recibir la atención de las masas. El día del lanzamiento estaban presentes las suplentes: Valentina Ponomariova e Irina Solovliova. Estaban allí para solventar cualquier problema y casi sustituyen a la Tereshkova. Los técnicos de Baikonur encontraron una grieta en la escafandra y en los almacenes no aparecía otra de su talla.
La voluntariosa muchacha ocultó su destino a su madre. Le explicó que iba con unos amigos a saltar en paracaidas. Su periplo dentro de la Vostok-6 duró 70 horas y 50 minutos. Simultaneamente, estaba en órbita la Vostok-5, con Valnetín Bikovski.
De regreso, durante la maniobra de catapultamiento, Tereshkova, se golpeó en la mejilla y llegó a la Tierra con un moretón en la cara.
Tuvieron que pasar casi 20 años para que el Partido permitiera a otra mujer, Svetlana Savitskaya, viajar al espacio, en 1982. En 1994, caído el Muro de Berlín, la tercera en repetir la hazaña fue Elena Kondakova.
Tereshkova contrajo matrimonio por orden del camarada Jrushiov con el cosmonauta Adrián Nikolayev. Fue una decisión controvertida, pero de este enlace nació su hija Elena, así que quedó demostrado que se podía tener hijos después de estar sometida a la falta de gravedad. La pareja de conveniencia se divorció en 1982, y aunque hubo un nuevo enlace matrimonial, Tereshkova no volvería a concebir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario