domingo, 17 de noviembre de 2013

La espada salvaje de Conan. Las fuentes literarias e históricas.

Robert E. Howard era, durante los años de la Gran Depresión, un autor de relatos pulp que se carteaba con el autor de relatos de fantasía y terror Lovecratf. Es el creador de un guerrero bárbaro de origen cimerio, completamente amoral, pero con un sentido del honor y de la justicia particular, especialmente de aquella creable con la hoja de una espada.
En 1981, el director de cine Milius llevó al cine este personaje de la mano del culturista europeo Arnold Swartzenegger. En esta historia, con una ambientación de los pueblos bárbaros tras la caída del Imperio Romano, muestra la lucha del guerrero contra el hechicero Tulsa-Doom, acompañado por el soldado Subotai y la ladrona Valeria. El grupo recibe el encargo, de labios del rey de la ciudad- estado de Zamoria de rescatar a su hija de las manos del perverso mago. He de aclarar que Conan desprecia a los hechiceros porque pactan con fuerzas sobrenaturales para conseguir el dominio de los demás, en lugar de tomarlas las cosas por sí mismos.
Conan es un devoto del dios Crom, que otorga a sus seguidores de fuerza y astucia pero de ningún don más.
Las fuentes historicas de estos comics y películas están inspirados en el pueblo cimerio, un grupo indoeuropeo del Caucaso, desplazado por los escitas y aniquilado por los asirios en el siglo VI a de C. Así lo narran los cronistas asirios y los clásicos grecolatinos como Estrabón y Heródoto.
Hubo un Conan real, un caudillo celta que unificó según las sagas las tierras de Irlanda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario