viernes, 27 de diciembre de 2013

Se subasta el Halcón Maltés.

Sam Spade ha tenido una semana difícil. Tras mandar a la cárcel a una compañera sentimental -"Si eres buena saldrás pronto y te estaré esperando. Si no, no te olvidaré"- y tratar con toda una serie de excéntricos personajes capaces de hacer de todo por conseguir una supuesta estatuilla de oro, le dice a un hombre que se sorprende de que en realidad sea de plomo: "Es del material del que están hechos los sueños".
No sé si el diálogo estará en la novela de Dashiell Hammett pero si es lo último que dice Humprey Bogart en la adaptación de 1941.
La estatuilla de plomo del Halcón Maltés ha estado expuesta en el MOMA de Nueva York y el Pompidiu de París. Sigue siendo de plomo y es el único material del atrezzo de la película que se conserva. Se fabricaron dos pero es el único que tiene valor porque a Lee Patrick, que interpretaba a la secretaria de Sam Spade, se le cayó al suelo y le hizo una muesca. Se acaba de vender en la sede neoyorquina de Bomhams por tres millones de euros, un precio superior al de la mayoría de los cuadros del pintor español Sorolla.
El Halcón es de mentira. La materia de la que están hechos los sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario