martes, 21 de enero de 2014

Historia contrafáctica. ¿Qué pasaría si la Revolución Rusa hubiese fracasado?

La historia contrafáctica parte de la pregunta: ¿Cómo se hubiesen desarrollado los acontecimientos si las cosas hubiesen resultado de otro modo? En este caso, nos preguntamos qué hubiese sucedido si el Gobierno Provisional de Kerensky hubiese aplasatado en octubre de 1917 la revuelta bolchevique. ¿Cómo sería Rusia ahora?
Para responder a estas cuestiones hemos sacado de la cama - es un decir- a Richard Edgar Pipes, un experto en Historia de Rusia, especialmente del periodo soviético. En 1976 la CIA lo contrató como esperto asesor para evaluar la amenaza de la URSS contra intereses del mundo libre. Veamos qué tiene que decirnos.

¿Qué habría pasado si los bolcheviques nunca hubieran alcanzado el poder?

Para empezar el concepto de Revolución para los acontecimientos de Rusia en octubre de 1917 es erroneo. Una revolución requiere movilización de las masas. Y no la hubo. El habitante normal de Petrogrado fue a su trabajo como de costumbre. Fue un golpe de Estado.
Toda la historia del siglo XX es una reacción contra la subversión comunista de las masas trabajadoras, empezando por el fin de la Primera Guerra Mundial, así como el auge del nazismo, así que calcule en que panorama extraño nos encontraríamos.Kerensky habría restablecido la autoridad del zar, de haber podido hacerlo.

¿Qué falló?

La propia debilidad del bando menchevique o blanco. Kerensky era un líder débil y los gobernantes rusos no tenían experiencia de trabajo en equipo. Muchos funcionarios blances decidieron abandonar sus puestos para no tener que enfrentarse a los rojos.
El cineasta Eisenstein nos muestra las masas - que ese día fueron todas a trabajar - tomando en masa, con banderas rojas el Palacio de Invierno. En realidad, eso es más épico que reconocer que se saltó una verja y se hizo cargo uno de un despacho vacío.
Kerensky temía a los bolcheviques pero los armó, para evitar que sus opositores, los mencheviques, liderados por el general Kornilov, preparasen su propio golpe de Estado.

¿Sin Lenin se habría convertido Rusia en una nación comunista?

Probablemente, no. La gente estaba harta de la Primera Guerra Mundial, de la mala organización y pertrechamiento de las tropas y de que ellos no fueran a ganar nada en ese sangriento asunto, a diferencia de Francia y Gran Bretaña. Hubiesen escuchado a cualquiera que estuviera dispuesto a sacarles de la Primera Guerra Mundial. Y Kerensky no era ese hombre.

Nota: Esta entrevista ha sido adaptada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario