sábado, 8 de febrero de 2014

A la caza de las flotas de Indias.

Durante la Edad Moderna la metrópoli española se comunicaba con sus colonias por medio del  enlace regular de flotas, las llamadas Flotas de Indias. Los barcos de estos convoyes se reunían en Cádiz o en Sanlucar, en viajes a través del Atlántico de ocho a diez semanas. La flota de Nueva España recalaba en La Española, Cuba o Veracruz (México) mientras que la de Tierra Firme anclaba en Portobelo o Cartagena de Indias (Colombia). Cargaban la plata, el oro y la porcelana china traída a Acapulco desde Filipinas por el Galeón de Manila, se reunían ambas flotas de nuevo en Cuba y trataban de regresar a España por el corredor de los huracanes de las Bahamas.De cuando en cuando se perdían barcos, e incluso en el año 1715, una flota completa.


En 1641 el Nuestra Señora de la Limpia y Pura Concepción naufragó al norte de La Española. El barco había perdido sus mástiles y los escasos superviventes derivaron por las aguas del Golfo de México durante un mes. El piloto, un tal Villavicencio enloqueció, incapaz de soportar haber enviado a la muerte tantos tripulantes y pasajeros, y el hecho de que se rumorease que había comprado su cargo en la Flota de Indias.
En 1687, un capitán de Nueva Inglaterra, William Phips, encontró el pecio y, con los rudimenarios recursos de la época, rescató parte del cargamento. El Concepción traspotaba 25 toneladas de oro y plata del Potosí, joyas, y la cada vez más reclamada por los burgueses europeos, porcelana china de la dinastía Ming. Un cazatesoros llamado Webber extrajo algunos artefactos del pecio en los años 50.

La Flota de Indias de 1715 volvía a España cando un huracán separó las 11 naves del convoy y las estrelló contra los arrecifes. Los supervivientes rescataron una minúscula porción de la carga valiosa y la protegieron en campamentos fortificados por empalizadas. Se envió una chalupa a Cuba en demanda de ayuda. Los buceadores lucayos recuperaron 5 toneladas de oro y plata ese año.

Uno de los úlimos pecios de la Flota de Indias, el Mercedes, cayó a causa de una explosión en la santabárbara en 1804, al sur de Portugal, a manos de la Armada Real británica. La carga fue rescatada hace unos años por una empresa privada de cazatesoros, Odissey. En 2007, para ser exactos.El gobierno español contraatacó y demandó a la empresa para que devolvieran los 17 milones de reales de plata. Los juzgados de Tampa accedieron a expropiar a Odissey. Las 574.573 monedas y otros objetos valiosos serán expuestos por ARQUA en su museo de Cartagena, pero se hará una gira con las piezas por el resto de los museos de arqueología marítima de España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario