lunes, 28 de abril de 2014

El libro de los muertos.

Unos arqueólogos españoles han encontrado un pozo dentro de otro de mayores dimensiones, dentro de los límites de la tumba de un funcionario del Antiguo Egipto lamado Djehuty. La pared de la derecha estaba llena de jeroglíficos con fórmulas rituales para poder acceder a la vida de ultratumba.
Desde hace unos años el Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC ha obtenido del Consejo de Antigüedades el permiso para escavar las tumbas de dos escribas de alto rango de la XVIII  Dinastía, Djehuty y Hery, del siglo XV a de C.
La sala más interior de la tumba estaba colmatada por los escombros. Retirados éstos, los peones descubrieron en 2009 el pozo funerario que conducía a su cámara sepulcral. Esta cámara tenía tres metros y medio de lado y metro y medio de altura. Las paredes están decoradas con escenas del Libro de los Muertos, para Djehuty, supervisor del Tesoro de la poderosa reina Hapshepsub.
El librode los muertos es una obra de carácter religioso y escatológico que comenzó a escribirse en torno a 1550 a de C. En estos textos, cuyo contenido puede variar de un propietario a otro, se dan cuenta de las fórmulas mágicas y los trances por las que el ka de un difunto tiene que pasar para acceder al más allá. El primer capítulo da información de Djeuty acerca de cómo adoptar diferentes aparencias. Un capítulo indica a Djehuty cómo convertirse en una golondrina para volar desde el foso funerario y poder alimentarse de las ofrendas.  Otros animales en los que el difunto Sjehuty podrá, mas bién no le quedará otra, que transformarse es el cocodrilo para superar y amedrentar a sus enemigos en su camino hasta el más allá y en serpiente, para poder renacer ciclícamente, como este ofidio capaz de cambiar de piel.
Los siguientes capítulos ofrecen al difunto información para acompañar a Osiris en su barca solar. Una empresa nada fácil, porque debe esquiar la cola de la serpiente Apofis, representación del mal cuya misión es interrumpir los ciclos vitales. La barca lo somete a un interrogatorio.

"Díme mi nombre, dice el mástil" "Aquel que trajo a la diosa después de que esta se hubiera marchado muy lejos es tu nombre".
"Díme mo nombre, dice la vela." "Nut es tu nombre"
"Díme mi nombre, dicen los remos". "Los dedos de Horus el Mayor es tu nombre".

Otros sortilegios permitiran al escriba usar la magia, conseguirán que su nombre y su recuerdo perduren en la necrópolis y evitarán que alguien le arrancase el corazón, o que este testificara contra su persona en el juicio ante eldios Osiris.
En el capítulo del "Vestíbulo de las dos Verdades" ha de rebatir los cargos acerca de pecados contra Maat que se le adjudican. Los fiscales son 42 divinidades y el juez es Osiris. Es la prueba final. Se pesa el corazón del ka en una balanza frente a la Pluma de la Verdad. Si no se pasa la prueba Anuit, un ser con cabeza de cocodrilo, cuerpo de hipopótamo y patas de león destrozará con sus fauces y sus garras el ka.
Hay un texto que acompaña una imagen de la diosa Nut que se sale de la ortodoxia decorativa egipcia. Es este:

Palabras pronunciadas por el spervisor del Tesoro del Re, Djehuty: "Oh, Madre; oh, Nut, extiendete sobre mí y colócame sobre las estrellas imperecederas, porque yo no he de morir. Álzame. Yo soy tu hijo. Expulsa de mí la languidez y protégeme de los que actuen contra mí".

No hay comentarios:

Publicar un comentario