martes, 1 de abril de 2014

Reinas.

María Antonieta, Sissi, Eugenia de Montijo, Alejandra Romanov... Conocemos su leyenda negra pero fueron mucho más. La escritora Cristina Morató las retrata en su nuevo libro, "Reinas malditas" (Plaza y Janés).

La escritora Cristina Morató nos ha convocado para hacer esta entrada en la Suite Real del hotel Ritz, frecuentado por princesas y reínas del siglo XX como Grace de Mónaco o Diana de Gales. Pero no es de ellas de quien vamos a hablar, sino de las reinas que tuvieron finales desgraciados, que no supieron estar a la altura de su papel, y que sólo conocemos por la literatura y el cine.
"La mitología mediática es muy fuerte cuando se trata de estas mujeres y a mí no me interesaba. Sissi es Romy Schneider y Cristina de Suecia, Greta Garbo. Todas ellas eran mujeres de carne y hueso encorsetadas en un papel incómodo, al frente de los cotilleos y las habladurías de los cortesanos, obligadas a ser antes que a hacer, símbolos. Lo pagaron muy caro. Ninguna se lo mereció".

Victoria.

Era una mujer apasionada que disfrutaba de la sexualidad de muchacha,para nada puritana. Cuenta su noche de bodas a uno de sus ministros, en una carta que no tiene desperdicio. Por el contrario, no soportaba a los bebés, a los que llamaba despectivamente "renacuajos". A pesar de todo fue madre de nueve hijos.
Desde muy joven llevó un diario personal, pero cuando ya sintió el aliento de la muerte, ordenó a su hija Beatriz que lo censurase.

Alejandra Romanov:

La culparon de influir negativamente en la política de su marido, el zar Nicolás II, y de introducir en la corte al nefasto monje loco Rasputín. Ella lo consideraba un santo y creía que podía detener con su presencia los flujos sanguineos del zarevitch, un hemofílico.

Sissi.

"Francisco José debió casarse con la hermana de esta mujer, ya que ella no estaba preparada para ser el centro de atención ni un símbolo del Estado absolutista austriaco. Antes de todo esto soñaba con ser una destacada poetisa y tenía ideas republicanas. Calzaba zuecos, le gustaban los campesinos y era bulimica".
"En realidad, todas contrajeron rarezas porque su papel les exigía más de lo posible para ellas. Victoria mandó lavar durante 40 años la ropa de su marido, a pesar de que este había fallecido. Masako, la actual princesa heredera de Japón, sufre depresiones.
"Sissi se gastó una fortuna en viajes y se preocupaba hasta la obsesión por sus hijos y su educación.

Victoria Eugenia:

Esposa del rey Alfonso XIII. El día de su boda el anarquista Mateo Morral no tuvo mejor idea que tratar de volar por los aires el carruaje real con una granada oculta dentro de un ramo de flores. Alfonso XIII  resultó ser un marido infiel que encargó en la década de 1920 las primeras películas pornográficas a los hermanos Baños. Discutía con él a causa de la hemoflia de sus hijos, discusiones que vivió también de cerca Alejandra Romanov.

No hay comentarios:

Publicar un comentario