jueves, 26 de junio de 2014

Enduring Courage; la nueva biografía de Eddie Rickembacker.

Tal día como hoy Gavrilo Princip mataba con su pistola al heredero de la corona de Austria- Hungría y, desencadenaba con ello, la Primera Guerra Mundial, una guerra que cambio el concepto de "guerra". Mientras los soldados de infantería se enfangaban en el barro de las trincheras y no eran capaces de superar los obstáculos y armas estáticas, como el gas y las ametralladoras, los combatientes que si disponían de vehículos motorizados, novedosos en la época, puedieron, ironicamente, luchar de acuerdo con las reglas de la vieja guerra por última vez.
El escritor John F. Ross ha pulicado una biografía de uno de los mayores héroes de los combates aéreos norteamericanos, el antiguo piloto de carreras Eddie Vernon Rickembacker.

¿Ha descubierto algo que no supera sobre este héroe?

Rickembacker siempre necesitó ser un héroe a los ojos de los demás. Corría riesgos calculados. Hacía cosas peligrosas tanto en las pistas de las 500 Millas de Indianápolis como sobre las trincheras europeas, pero no era temerario. Eso es muy raro entre los primeros pilotos de coches de competición o pilotos de combate. Se mataban por correr riesgos estúpidos.
Eddie Rickembacker siempre dijo que su padre era capataz en una obra y lo mató una carga de vigas a causa de un error del operario de la grúa. En realidad, el padre, un suizo de lengua alemana, había atacado a un obrero de color y este se había defendido. El señor Rickembacher murió.
Hubo un juicio y todo. Imáginense como se debe sentir un niño de 10 años que descubre que el padre ha muerto a manos de otro hombre. Y que si estuviera vivo y hubiese regresado a casa, lo habrían encarcelado a los pocos días por asesinato.

Hablénos de la carrera de Eddie como piloto de carreras.

No corría riesgos tontos. Corrió varios años hasta 1916. No terminó la mayoría de las carreras por problemas técnicos. Pero la que terminó, llegó en décimo puesto.

¿Cómo se le ocurre combatir en Europa?

En principio, no podía porque Estados Unidos no estaba en guerra con las Potencias Centrales. Conoció a varios pilotos de caza aliados, en misión para conseguir dinero de asociaciones de simpatizantes. Y se le ocurrió proponer al Congreso la creación de una unidad de cazas pilotada por competidores de carreras de coche.
El Congreso denegó la propuesta. Y lo que es peor, los compañeros del mundo de las carreras de Eddie no tenían ninguna gana de que les ametrallasen mientras trataban de manejar uno de los frágiles aviones de la época.

¿Cuál es el palmaret de Eddie cuando Estados Unidos entra por fin en guerra?

Eddie pilota un Nieuport en 1918. Derriba 26 aviones del Circo Volante, entre ellos los peligrosos Fokker D. XII. De estos, derriba 12, varios de ellos muy seguidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario