miércoles, 27 de agosto de 2014

La Guerra anglobritánica de 1812.

Se celebra el aniversario de uno de los episodios más luctosos de este conflicto: el momento en que los cascas rojas británicos tomaron al asalto la ciudad de Washington y quemaron la Casa Blanca, desalojada a toda prisa por el presidente Madison y su esposa Dollie, en agosto de 1814. Esta es la primera vez en la historia de los Estados Unidos en que un presidente huye y tiene que esconderse. La segunda vez la conocemos como el 11 de septiembre de 2001.
La Guerra de 1812 está motivada por la presión y la sangría económica que suponía el bloqueo de Europa continental, en manos de Napoleón, por la Marina Real inglesa, y las operaciones en la Península Ibérica de los hombres del duque de Wellington. Tambien había cierto resentimiento contra Estados Unidos, que todavía consideraba un aliado a Francia, sobre todo, tras la venta de Louisiana en 1803.
Los buques de guerra ingleses empezaron a interceptar los cargueros estadounidenses y a reclutar por la fuerza a los marineros americanos.
Empezaron las operaciones militares con una milicia no profesionalizada y mal equipada en torno a los lagos Erie y Champlain en 1812. También hubo una serie de combates navales entre una flotilla de barquitos de pesca artillados, y la poderosa flota inglesa. La flota de barquitos fue eficaz hasta su destrucción. El escritor Feminore Cooper estuvo enrolado en una de estas naves.
Los episodios más significativos de esta guerra son la toma de Washington, la batalla de Bladensburg, y la batalla de Nueva Orleans.
La batalla de Bladensburg fue una derrota británica de las tropas que avanzaban por Maryland hacia el norte. La batalla de Nueva Orleans fue una victoria del general Andrew Jackson contra los ingleses en el Sur.
Aunque los dos ejércitos habían ocupado territorios de su rival en 1814, el regreso de la amenaza bonapartista en Europa, presionó a Gran Bretaña para que firmase los acuerdos de Gante, en los que se dejaban las cosas mas o menos como estaban al principio de la ruptura de hostilidades.
Como consecuencia Estados Unidos dejó de mirar hacia Europa y se concentró en los nuevos territorios de Louisiana, Ohio, Illinois y Michigan. Los acuerdos de Gante dejaban abandonados a su suerte a los nativos americanos de la frontera entre Canadá y Estados Unidos, pese a que estos habían apoyado activamente a los británicos.
A pesar de que hemos visto todos y cada uno de los episodios bélicos restantes en el cine no hay ninguna película sobre la Guerra algloamericana de 1812.

No hay comentarios:

Publicar un comentario