domingo, 26 de octubre de 2014

El decálogo del buen mafioso.

1-El primero es la omertá o ley del silencio.
2- Prohíbido prestar dinero directamente a un amigo.
3- No desearás a la mujer del prójimo.
4- Prohíbido cualquier tipo de relación con la Policía.
5- Disponibilidad absoluta si el deber te llama.
6- Puntualidad y respeto a todas las citas.
7- Respeto a la esposa.
8- Decir siempre la verdad.
9- Es lícito matar, extorsionar, traficar, pero nunca robar dinero de otros clanes mafiosos.
10- Invisibilidad, eite todo tipo de publicidad.
11- Mediación y consenso para negociar.
12- Religiosidad; Dios como aliado. (La excomunión del papa Francisco I a los capos de la Camorra napolitana les ha debido sentar como un trueno. Nota del autor).
13- Flexibilidad política, según lo que los negocios precisen.
14- No se permite la entrada de quien tiene un familiar en las fuerzas del orden, quien ha traiciondo sentimentalmente a la mujer, quien tiene un mal comportamiento o no demuestre valores morales.

El mafioso Bernardo Provenzano.

Rito y Juramento de Entrada:

Se suele hacer el juramento delante de una imagen de la Virgen (normalmente la santissima Anunziatta). El acólito recibe un corte en el dedo de su superior que empapa la imagen, a la que posteriormente, se prende fuego.

"Juro ser fiel a la organizació y, si traiciono, que se quemen mis carnes como se quema mi imagen"

Desde ese instante, el soldati sabe qe derramando sangre se entra en el clan y solo podrá salir de allí con su sangre, es decir, muerto.

(Esta información fue proporcianada a los carabinieri italianos por los capos Bernardo Provenzano en 2006 y Salvatore Lopicolo el año siguiente)

No hay comentarios:

Publicar un comentario