lunes, 27 de octubre de 2014

Nerón y el incendio de Roma (65 DESPUÉS DE CRISTO).

Roma arde. Desde lo alto de un acueducto seco Nerón le pregunta a Petronio, el escritor y esteta resignado a sufrirle:
-¿Soy digno del espectáculo?
-Eres tan digno del espectáculo como el espectáculo es digno de tí.
-Tú siempre me animas, Petronio.
Y sin más, un esclavo le trae la cítara al último emperador de la dinastía Julio-Claudia y este comienza a tocar una composición sobre la destrucción de Troya.

¿Qué cuando pasó esto? Nunca en la Historia real; sólo en la novela "QUO VADIS, de Swinkiewicz. Nerón podía ser un déspota megalómano pero sabía que con ciertas cosas no se juega. Abrió sus jardines privados para dar asilo a los que habían perdido su casa en 10 de los 14 distritos de Roma. Tal vez, como el emperador chiflado e incestuoso Calígula había hecho antes que él, incluso enviase a la Guardia Pretoriana y a sí mismo a luchar contra las llamas.
Culpó a los cristianos del incendio pero sólo lo hizo porque no participaban de los rituales religiosos cívicos no se integraban en la conpetitiva e injusta socialmente sociedad romana. Supongo que todos los romanos sabían de sobra que las infraviviendas de 30 metros cuadrados en las que vivían las clases populares ardían como la yesca. La gente evitaba si podía - que a veces no se podía- cocinar dentro de casa. Las accidentes con lámparas de aceite eran cotidianos. Quizá por esta razón los vigiles se habían especializado en combatir el fuego y patrullar la noche romana en busca de rteros y atracadores.
En el lado negativo de esta historia Nerón compró los mejores terrenos calcinados y construyó en ellos la Domus Aurea,su palacio. Trajo mármoles de todo el Imperio para mostrar el poder de Roma a los ciudadanos, que podían transitar por los espacios públicos de su domus y admirar las obras de arte. Puede que no quemase Roma ni ordenase a Tigelino, el jefe de los pretorianos hacerlo, pero se aprovechó de la catástrofe.
Por lo que respecta a Petronio, el autor de El Satiricón, obra que no nos ha llegado completa, perticipó en la conjura de Pisón junto con Lucano y otros senadores e intelectuales y lo pagó con su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario