viernes, 31 de octubre de 2014

Los Jardines Colgantes... de Nínive.

Parece que hay un debate interesantillo en el mundo de la arqueología. El principal de los debates es si los Jardines Colgantes de Babilonia existieron pese a que no se han encontrado evidencias de ellos.
Os pondré en antecedentes. Segun la leyenda el monarca asirio Nabudoconosor se ha casado con una princesa meda. La muchacha no se adapta bien a su nueva condiciòn de esposa y Nabucodonosor quiere hacer algo que le levante la moral. La interroga con afecto. La muchacha dice que echa de manos las montañas y los bosques de su tierra. Así que Nabucodonosor le construye unos magníficos jardines. Así se amaba antes.
Una arqueóloga dice que en realidad los jardines no fueron construídos en Babilonia sino en Nínive por Senaquerib, otro monarca asirio. "Los reyes asirios fardaban de todas las mejoras que hacían, de todas las batallas que ganaban y de todos los edificios monumentales que mandaban hacer. Tanto Nabucodonosor como Senaquerib se adhirieron a esta forma de propaganda oficialista. Pero mientras que Senaquerib habla de un sistema de canales y de plantas en medio de Nínive, las alabanzas autocomplacientes de Nabucodonosor van por otros derroteros", dice Dalley. la asirióloga de Oxford.
¿Que quién va a Irak, concretamente a los alrededores de Mosul, a corroborarlo? Nadie. Es una zona de guerra, e Irak es más para soldados capaces de defenderse que para sesudos académicos. Además el pillaje y la utilización de las ruinas arqueológicas como cuartel para las tropas de Saddam Husseim, el temido y , graciás a Alá, difunto dictador malograrían calquier campaña arqueológica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario