domingo, 19 de octubre de 2014

Mis reflexiones tras ver LASA Y ZABALA.

Tenía mis prevenciones a la hora de ver esta filmación. Tengo unos problemillas psicológicos hacia las figuras de autoridad que se traducen en miedo cerval a la Policía, no porque haya hecho nada malo, sino porque creo que soy diferente porpadecer una enfermedad mental, me siento culpable por ello, y creo que ellos también lo perciben y van a actuar en consecuencia. !Y porque no me gustan las personas que se pasean por ahí con símbolos fálicos de poder, como lo son las pistolas y la porra, leches!
Pero bueno, a la tarea. Pablo Malo parece tener miedo del entorno abertxale y lo ha demostrado en esta película. Sí, muestra las cosas tal y como las vería un etarra, lo que es novedoso, pero no vemos lo que han hecho Lasa y Zabala para tener que esconderse en Francia. No los vemos en el comando Gorki, no vemos etarras ejerciendo la violencia. Solo dos chicos jóvenes, que aman la vida, y salen una noche para divertirse.
Así que esta película de terroristas nos habla del GAL pero no de ETA, cuando se trató una disputa entre gente mala y gente todavía peor. El tono judicial permite vender fuera la cinta, hacerla asequible a unos ojos no españoles, no vascos, incluso, pero se la vacía de contexto.
Los años 70 fueron años de plomo para terroristas de toda laya en Europa y Sudamérica. Los golpes de extrema derecha, como los de Videla y Somoza, en el cono sur del continente sudamericano y su represión del izquierdismo, con los argumentos de casta que vemos utilizar a Galindo en el filme, están a la orden del día. Una matanza estúpida del Cuerpo de Paracaidistas en una manifestación en Londonderry en 1972 no sirve más que para fortalecer al IRA, que no había sido tan poderoso como tras este suceso. Las Brigadas Rojas matan a Aldo Moro en Italia. Y en Alemania actúa Baader Meinhoff.
Es la época y son las personas, como vemos.
Pasemos a hablar de Galindo. Es un producto de la resaca de la Transición española. Dice defender la democracia pero mucos de sus esquemas mentales son franquistas. "Con quince hombres como estos reconquistaba América del Sur", le dice al juez. La idea de que España ha perdido su lugar en el mundo y lo tiene que reconquistar a base de mala leche es propia del nacionalcatolicismo franquista. Nada de lo que inspiró esta idea ha permitido convertirnos en una superpotencia, ya ven.
Franco nunca fue un verdadero fascista porque utilizaba a las ideas y las personas y las tiraba cuando le molestaban. Hizo eso con la Falange, hizo eso con la Alemania nazi e hizo eso con el Papa Pablo VI, cuando puso coto a la justificación de defensa de la fe católica de su propaganda.
Galindo usa y tira a sus hombres. Les exige lealtad canina y, cuando estos se rompen - matar y torturar, cuando no eres un psicópata o un iluminado político son costosos emocionalmente-, los abandona a su suerte. Dorado y Bayo, los ejecutores de las torturas y los asesinatos, pueden hablar mucho de esto.

Para ver:
(El trailer de esta película con Itxiar Ituño y Unax Ugalde, distribuida por Barton Films)
https://www.youtube.com/watch?v=7dabcgnuRP4 

No hay comentarios:

Publicar un comentario