domingo, 9 de noviembre de 2014

Alonso Alvarez de Toledo, nuestro hombre en la RDA.

Hace 25 años se abría el Muro de Berlín. Las dos Alemanias se reunificaban, aunque si le preguntásemos a Bismarck eso de reunificar Alemania no sucedía por primera vez en la Historia. Él lo consiguió en 1871.
Pero para hablar del fenómeno que marcó mi pubertad, aunque lo hiciera de un modo más serio la Caída de la Unión Soviética en 1991, tenemos en nuestra págna una entrevista con el último embajador español en la RDA, Alonso Alvarez de Toledo.

Dicen que el 9 de noviembre de 1989 usted fue el primero en cruzar el checkpoint de Bornholm.

Estaba con un equipo del programa periodístico Informe Semanal, de RTVE. Quise pasar a Berlín Oeste, así que me acredité como diplomático delante de una muchedumbre. El vopo a cargo de la barrera no sabía que hacer. Para él, salvo por el gentío y la escandalera, era un día de trabajo normal. Sabía que, por mi condición, tenía que dejarme pasar, pero si me abría el checkpoint y lo cerraba después, la gente arremetería contra sus hombres. Llamó a sus amos de la Stasi, pero ninguno le atendió. Así que abrió la barrera y todo el mundo cruzó.
El paso fronterizo de Bornholm, por cierto, fue el primero en ceder a la presión.

¿Trató con Erick Hocneker?

Sí, y no le gustó. Coincidimos en la Feria de Leipzig. Me preguntó si se consideraban buenas las relaciones de España con la RDA. Yo le dije que todo se podía mejorar. Y no le gustó. La terrible Stasi lo mencionó como una falta de tacto, un incidente terrible impropio de un diplomático como yo.
Tratar con los altos jerarcas de la RDA tenía a veces tintes surrealistas.

¿Había mucha diferencia entre Berlín Oriental y el resto del país?

!Y con el resto del bloque soviético! Los funcionarios de las embajadas rumanas, húngaras  búlgaras me decían que aquello era el paraíso socialista hecho carne. Que si miraba los escaparates vería una marca de cada producto. Cuando la había.
Me hace alegrarme mucho de no haber tenido que comprar en los almacenes GUM de Moscú o de Budapest.

No hay comentarios:

Publicar un comentario