viernes, 5 de junio de 2015

La taberna del irlandés, de John Ford. (1963)

 Tengo ante mis ojos una enciclopedia del cine clásico de aventuras, redactada por Javier Coma en 1994. Como quiero redactar una serie de cinco entradas con diferentes películas del género rodadas por estudios de Hollywood o británicos, empiezo hoy a hacer las fichas.
Michael "Guns" Donovan y Tom "Boats" Gilhooley son dos amigos que viven en una apacible comunidad del Pacífico Sur. Llegaron como soldados para luchar con los japoneses, aquello les gustó, y se quedaron. Todos los 7 de diciembre, desde 1941, se reunen en una taberna y celebran a golpes el aniversario del ataque de Pearl Harbour. Dedham, el médico de la localidad, los separa año tras año.
Dedham ha tenido tres hijos de la princesa de la isla, Malunali, hasta que ella murió. Con anterioridad había tenido este hombre que enterrar a su esposa americana, quien durante la contienda dio a luz a una niña: Amelia.
20 años después Amelia visita la isla de Haleakaloha para visitar a su padre y desheredarle en caso de que este haya llevado una vida disipada. Y empieza la comedia, porque el padre tiene que hacer malabares con la ayuda de los dos amigos para quitar de la vista de Amelia a sus hijos mestizos. El mestizaje, el hogar perdido y la veneración de lo amado pero desaparecido se unen a las peleas anuales entre Donovan y Gilhooney, muy fordianas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario