domingo, 7 de junio de 2015

Reenacment. Los gudaris liberan Pointe de Grave.

Zierbena fue escenario del rodaje de un documental sobre el Batallon Gernika, que luchó en Francia contra los nazis.

La productora Baleuko rodó  ayer en la cima de Punta Lucero, en Zierbena, en colaboración con una productora francesa, una de las últimas escenas sobre el Batallón Guernika. La obra incide en la participación de un grupo de gudaris republicanos de diferentes ideologías en un combate para liberar Francia en los últimos coletazos de la presencia nazi. Concretamente, en Pointe de Grave, a unos 80 kilómetros al norte de Burdeos. Allí se habían atrincherado, en las posiciones más favorables, unos 4000 soldados alemanes dispuestos a sacrificarse en una batalla perdida de antemano.
Esta recreación la hicieron posible las asociaciones Sancho de Beurko y Enigma. Además de cuidar los detalles, se le dio a todo esto el tono solemne adecuado. Acudieron personales públicos como el lehendakari Urkullu, el presidente del Euzkadi Buru Batzar, Andoni Ortuzar, y el histórico militante nacionalista Juan María Atutxa. Dos auténticos gudaris estaban asimismo presentes, así como Miren Muniozguren, en representación de su padre Aniceto, que sí estuvo presente en la jornada de Pointe Grave. El hecho de que se rodasen las escenas de la capitulación un 6 de junio, aniversario del desembarco de Normandía, le daban más significado a lo que estaba sudeciendo 71 años después en Punta Lucero.
Los alemanes oteaban con sus prismáticos de campaña desde la cima, intercambiando comentarios en su idioma. Y entonces estallaron las primeras granadas desde abajo. Los gudaris querían tomar la posición. Una ametralladora Stein repelió a cinco de los asaltantes, pero al final todo fue en vano y tuvieron que rendir la cota.
El público ovacionó el coraje del Batallón, todos cantaron el Euzko Gudariak, y se lanzaron gritos de "!Viva Euzkadi!" La recreación había terminado con nota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario