lunes, 20 de julio de 2015

En referencia a las controvertidas fotografías de los Windsor.

Me cuentan que el magnate de la prensa Rupert Murdoch ha decidido publicar unas fotografías en que la futura reina de Inglaterra Isabel II y su tío, el duque de Windsor y futuro rey de Inglaterra durante menos de un año, Eduardo VIII, hacen el saludo nazi.
Bueno, la foto es de principios de los años 30, una época en que a los británicos les importaba más la boda del duque de Windsor con Wallis Simpson, divorciada dos veces y protagonista de sonados escándalos, que por lo que estuviera sucediendo en Alemania.
Por aquella época, todo el mundo le tenía miedo al comunismo, empezando por Winston Churchill, y no se percataban de la nocividad de ciertas ideas. Mucha gente en el mundo anglosajón abrió la caja de Pandora porque no sabían lo que había dentro, empezando por el empresario estadounidense Henry Ford, autor de un panfleto antisemita llamado EL JUDÍO INTERNACIONAL, más preocupado por el auge del sindicalismo que por otras consecuencias indeseadas de lo que publicaba.
Eduardo VIII creyó siempre - y así lo escribió en 1970- que si se hubiese quedado en el trono, posiblemente no se habria producido una agresión nazi contra Inglaterra. Había visto de joven, en el Frente Occidental, lo mal que quedaban las personas heridas en un campo de batalla, y es lógico que no se lo desease a nadie. Así que, quizá por esta razón, Neville Chamberlain y él se mostrasen conciliadores con los nuevos amos de Alemania. Los nazis se lo tomaron como una garantía de que el reinado de Eduardo VIII les dejaba el terreno libre para anexionar Renania.

No hay comentarios:

Publicar un comentario