viernes, 24 de julio de 2015

PIXELS.

En realidad no quería hablar de esta película. No es a lo que os tengo acostumbrados. Pero como es verano, y no hay oferta más intelectualoide, os hablare de la cinta mas tontorrona que he visto nunca. Y se supone que la clasificaremos - por clasificarla de alguna manera - como comedia de acción.

1982. Sam Brenner ( interpretado por Adam Sandler) es la sensación del salón de juegos recreativos. Convencido de que los videojuegos siguen un patrón, se ha convertido en jugador finalista de un torneo de videojuegos. Tiene que enfrentarse a un niñato creído y chuleta que se presenta a sí mismo como Rayo Cegador. Queda segundo. Las imágenes de las partidas son enviadas al espacio para que las disfruten los extraterrestres.

2015. Los extraterrestres ya se han dado por enterados, pero consideran las imágenes de videojuegos como tácticas de combate. En la Tierra Brenner se gana la vida instalando aparatos mientras disfruta de la amistad del presidente más patoso de los Estados Unidos. Pero los ataques con personajes del mundo de los videojuegos obligan a Brenner a ocupar un rol como combatiente especializado en contrarrestarlos con unos amigos mas nerds que él.
Veremos - y esto es lo que salva la película - un homenaje a los videojuegos más clásicos de 1982, como CENTIPEDE, PAC MAN - que aqui oficia de villano - y DONKEY KONG. Si vivieron la época de las maquinitas de pila de botón y los salones recreativos disfrutarán del filme. Y si no, lleven a sus hijos-  no se sonrojarán con los comentarios de los protas- para qué sepan con qué jugaba sus padres.

Curiosidad:
Hay un cameo con Toru Iwatani, el programador que lanzó en 1980 el arcade PAC MAN (que en pricipio se lamaba PUCK MAN) por cuenta de la corporación NAMCO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario