lunes, 27 de julio de 2015

La vida de un cow boy en el Oeste.

Lo primero que vamos a hacer es olvidarnos de todos los westerns que hayamos visto.
Un cow boy arreaba ganado desde Texas hasta los alrededores de Chicago o el empalme del ferrocarril habilitado para embarcar reses hacie el Este más cercano. En Texas una vaca valía 5 dólares pero en Chicago costaba 50 dólares. El equipo de guía de ganado solía contar con 10 vaqueros para conducir 3000 reses, el capataz y el cocinero, cuya misión era hacerse cargo del carromato de las provisiones.
La ropa del cow boy estaba diseñada para el trabajo. La bandana filtraba el polvo levantado por las pezuñas de las reses. La forma de las botas servía para plantar los pies a la hora de lazar un novillo. Los zahones evitaban que los cuernos de las reses destrozaran los pantalones.
El grupo estaba armado contra los forajidos. Los indios no solían ser un problema porque solían pagarles un peaje en forma de un pequeño número de cabezas de ganado por cruzar su territorio.
Al llegar a los alrededores de Chicago o a Abilene el vaquero cobraba 900 dólares.Durante el trayecto las reglas contra el juego y la bebida habían sido estrictas pero ahora todo cambiaba. De todas formas el vaquero que causaba problemas en uno de esos lugares sabía que podía ser despedido sin una carta de recomendación, en un lugar donde no conocía a nadie, por lo que se comportaban. Las películas donde los cow boys disparan al aire y dstrozan saloones son sólo eso, películas.
Una de las distracciones del vaquero son las bromas. Iban desde ponerle algo a la víctima en las botas o azuzarle el caballo, pero todo tenía un límite. Si los compañeros juzgaban que las cosas se habían salido de madre, el bromista podía ser juzgado por un tribunal informal y tirado con ropa a un abrevadero.
El trabajo era sucio, solitario y peligroso. Las estampidas podían estallar por un estornido a destiempo o por un trueno, y entonces era fácil perder la vida, hasta que el ganado se calmaba. Los incidentes nocturnos con serpientes de cascabel también eran frecuentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario