domingo, 30 de agosto de 2015

MR HOLMES, de Bill Condon. El ocaso del héroe.

En esta cinta Ian Mc Kellen interpreta a un Sherlock Holmes crepuscular. Vive retirado en el campo donde dedica sus últimos años a la apicultura, cuidado por su ama de llaves y su hijo pequeño, el joven Roger. Es un Holmes al que las guerras mundiales parecen haber pasado por encima sin haberle hecho mella. En 1947 tiene 93 años y los primeros signos de alzheimer.

Con la ayuda de Roger estudiará las notas de su último caso, uno de 1919, el último que no pudo resolver. La película nos habla, como en su día lo hizo Sean Connery en ROBIN Y MARIAN, sobre qué queda de los héroes cuando todo está a punto de terminar, cae el telón de la vida y hay que escoger cómo desaparecer tras él.
Holmes tiene Alzheimer. Todo lo que formaba parte de su esencia está a punto de desaparecer. ¿Quién es él en este nuevo panorama?
Hay un interesante cameo. Holmes va al cine a ver la ficticia película SHERLOCK HOLMES Y LA DAMA DE GRIS, protagonizada por Nicholas Rowe, que interpretó al genial detective en otro momento de su vida, la adolescencia. Rowe hizo de un Holmes estudiante en un internado, que tiene que intestigar el Ra- Mehte, un secta de origen egipcio. Los miembros del Ra- Mehte usan en EL SECRETO DE LA PIRÁMIDE (1985) unas cerbatanas con dardos envenenados para que sus víctimas mueran entre terribles alucinaciones. En esta película interpreta a un Holmes adulto en blanco y negro.

Holmes es un personaje imaginario, al que no obstante se le pude escribir a su dirección del 221 b de Baker Street. Cuando sir Arthur Conan Doyle escribió la novela UN ESTUDIO EN ESCARLATA la dirección no existía, pero durante la Segunda Guerra Mundial se convirtió en la sede del Abbey National Building Society. Las cartas se reenviaban al principio a los familiares de Conan Doyle, titulares de los derechos de las cuatro novelas y los relatos cortos. Luego fueron enviadas a la bibliioteca de Marylebone y finalmente al museo de Sherlock Holmes. Os mandarán una respuesta estandarizada pero de cuando en cuando un remitente recibe una sorpresa con una carta personalizada

Podemos decir que el personaje tiene buena salud porque se han escrito basándose en él los episodios de la serie HOUSE. House es un médico que investiga patologías extrañas por el método de la deducción, cojo,
atiborrado de tranquilizantes, impopular a causa de su carácter de listillo entre sus colegas y que trata con desdén incluso a los familiares de los pacientes. Es irreal porque un facultativo así perdería la licencia en el mejor de los casos, y en el peor, acabaría en la enfermería de una prisión, y no como médico precisamente.
Los responsables de las series se tuvieron que empapar de patología y medicina para escribir los guiones. House se deja la piel por descubrir que les pasa a los pacientes pero es su carácter incompatible con el respeto y la compasion hacia el sufrimiento del entorno de sus pacientes que convierten a este personaje en alguien solo posible en televisión.

PARA VER:

No hay comentarios:

Publicar un comentario