lunes, 18 de enero de 2016

Isabel II, reina de España. La infidelidad matrimonial como estrategia dinástica.

"Paco Natillas es de pasta flora y mea en cuclillas como una señora".

Coplilla popular del Madrid del siglo XIX.

Cuando a Isabel II, una niña de 16 años, le comunicaron que debía contraer matrimonio con su primo carnal, el infante Francisco de Asís, se echó a llorar de dessesperación. "!Con Paquita, no!", sollozaba.
Los dos novos eran primos carnales por partida doble. El padre de Francisco de Asís, Francisco de Paula de Borbón, era hermano del padre de Isabel, Fernando VII, mientras que su madre era tía de Isabel II, María Cristina de Borbón- Dos Sicilias.
La idea de aquel absurdo enlace partió de la mente del rey de Francia Luis Felipe, padre del duque de Montpensier y cuñado de Isabel, a través del matrimonio con su hermana Luisa Fernanda. La noche de bodas fue decepcionante: "¿Qué se puede esperar de un hombre que lleva en la cama más puntillas que yo?", se le oyó suspirar resignada a sus damas a Isabel II.
El plan de Luis Felipe era que el de Mntensier hederara la Corona ante la imposibilidad de que Francisco de Asís engendrara herederos legítimos sanos. Pero he aquí que el general Bravo había molestado en su intimidad sexual a Isabel II y la había violado. De ello se produjo un trauma psicológico del que la reina no hablaba mucho, salvo para referirse a Bravo como el "general bonito" y le produjo una incontinencia sexual compensatoria.
La reina tuvo 12 hijos con sucesivos amantes, de los cuales solo 5 superaron la niñez. Cuando Isabel II dio a luz a la infanta Isabel, el pueblo madrileño, llamó a la niña la Araneja, porque todos sabían que su verdadero padre era el apuesto capitán José María Ruíz de Arana. José María Solé, en su libro "LOS REYES INFIELES" desvela que Enrique Puigmoltó, un joven militar del Cuerpo de Ingenieros, fue el padre del rey Alfonso XII.
Tanto trasiego de cama limpió de endogamia la casa borbónica y malbarató los planes de Luis Felipe y del duque de Montpensier.

No hay comentarios:

Publicar un comentario