sábado, 2 de abril de 2016

Dios existe (y nos la tiene jurada).

Esto ante todo es una entrada humorística. Hecha la advertencia de rigor, empiezo.
Ayer estaba echando un vistazo, por mero aburrimiento a una de esas revistas de esoterismo y asuntos paranormales. Llegé a la conclusión de que los redactores de esas revistas publican lo primero que se les pase por la mente.
El artículo en cuestión hablaba de las conexiones del ex presidente español José María Aznar con el más allá. Parece ser que tras la intentona de atentado por parte del grupo terrorista ETA con una bomba de amonal de 200 kilos, Aznar no adjudicó su supervivencia a la pericia de su chofer, Estanislao, ni al blindaje de su Audi 200. Ni siquiera al error en el temporizador de la bomba de un segundo.
Parece ser que en el hospital tuvo una visión de Dios, al que describa como una luz sin rasgos corporales distinguibles, que le comunicó que había sobrevivido al intento de atentado porque había sido escogido para ser uno de los principales líderes de nuestra época.
Yo me pregunto todavía cómo Dios interviene en asuntos de política. Se supone que es eso es beneficiar a unos de sus hijos en detrimento de otros. Y sobre todo, alguien que es omnisciente no puede ir por ahí diciéndole a una persona con problemas de autoestima - y que se dedica a la política- que ha sido elegido para nada. Porque se sentirá respaldado para hacer de todo. Y en ese todo incluyo desestabilizar Oriente Medio en la campaña de Irak de 2003. En España los envíos de tropas fueron impopulares, por decir poco. Ahora que si lo que quería era acabar con ETA, lo consiguió, porque Aznar descabezó la cúpula de mando e ilegalizó la rama política.

No hay comentarios:

Publicar un comentario