miércoles, 25 de mayo de 2016

Sensacional hallazgo de pinturas rupestres en la cueva de Atxurra.

El 25 de septiembre de 2015, durante una prospección rutinaria de la cueva de Atxurra, un espeleólogo y un arqueólogo vislumbraron surcos tallados en la pared. Estas muescas, imperceptibles al ojo inexperto, perfilaban el lomo de un bisonte paleolítico. Se informó por los canales apropiados al Servivio de Patrimonio Cultural de la Diputación Foral de Bizkaia. La respuesta fue inmediata. Los jerifaltes dieron orden de regresar a la cueva con el equipo y los instrumentos pertinentes. Los arqueólogos y prehistoriadores descubrieron mas de 70 pinturas rupestres que han permanecido en la sombra los últimos 14.000 años
El arqueólogo Diego de Garate fue uno de los descubridores. Dirige el proyecto arqueológico de Atxurra. "Los últimos hallazgos de algo como esto se remontan a La Garma en 1995, o Altxerri en los años 60. Por ahora tenemos 20 figuras bien leidas y 70 identificadas en un primer rastreo. Estoy seguro de que se convertirá en uno de los yacimientos ruestres más importantes del País Vasco".
Atxurra es una sima situada a tres kilómetros de Lekeitio. Las pinturas representan caballos meticulosamente perfilados, bisontes heridos por decenas de proyectiles, cabras y criaturas híbridas. Los animales se superponen unos sobre otros y compones un mosaico complicadísimo e trazos de carbón. Para ver las pinturas hay que coronar unas estrechas repisas a cuatro metros de altura. Se trata de un santuario imperceptible para el ojo no entrenado y un reto para la mirada del prehistoriador.

Nota:

El arte del Magdaleniense se caracteriza por un control social muy rígido de la estética y la técnica. Sin embargo, Atxurra posee grabados de belleza única. Una de las representaciónes es de los caballos de Przewalski. que actualmente solo viven en Mongolia. Son los únicos caballos prehistóricos del planeta. Parece que en épocas pasadas también pastaban por los prados de Artibai.
El bisonte herido presenta un ensañamiento de proyectiles muy poco habitual en Europa. También es un tema típico del Magdaleniense. El contorno naturalista y detallado de la figura, sin embargo, es idéntico al de otras cuevas como Altamira o Santimamiñe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario