lunes, 18 de julio de 2016

El bikini cumple 70 años.

Habían pasado cuatro meses tras la detonación de una bomba de 21 kilotones en un atolón del Pacífico cuando en París un diseñador de modas lanzaba otro proyectil que haría saltar por los aires los dictados de la moda veraniega y haría subir el ambiente en varios grados. Louis Reard presentaba el bañador más pequeño del mundo, apenas 75 centímetros cuadrados de tela que cubrían lo justo y lo necesario. Era 1946, la Segunda Guerra Mundial había finalizado, y las mujeres se sentían libres y provocadoras. Las nuevas mujeres, quiero decir.
Pero la idea no era de Reard. Un mes antes el diseñador Jacques Heim había resentado un bañador de dos piezas llamado Átomo por su diminuto tamaño. ¿Alguien sabe algo de esto? Pero las mujeres no parecían muy dispuestas a ponerse eso. Un ingeniero de automoción tuvo la astucia de comprender que lo que hacía falta era un golpe de efecto. Así que aprovechó el concurso de belleza organizado en la piscina Molitor para mostrar a los fotógrafos de moda el primer bañador que dejaba el ombligo y parte de las nalgas al aire. ¿Cuál sería la valiente mujer que se dejaría fotografiar así? Muchas modelos rechazaron la propuesta, salvo Micheline Bernardine, miembro del cuerpo de baile del Casino de París, acostumbrada a que se la viera en publico con menos ropa todavía. Era stripper.
Micheline lució un bikini de dos piezas elaborado con una tela estampada en papelde periódico de la diseñadora Schiaparelli, y sostenía en la mano la diminuta cajita en que se guardaba la prenda. La muchacha cobró poco y recibió más de 400.000 cartas de admiradores masculinos pero los diseñadores no encontraron a ninguna mujer durante los siguientes 10 años que quisiese ser vista con "eso" en la playa.
Fue Briggitte Bardot a principios de los 60 la que hizo una serie de posados con el bañador de dos piezas. Tuvieron tanto éxito que dieron nombre al bañador de talle bajo y sujetador sin tirantes.
Marilyn Monroe hizo algunos posados con bikini, y las fotografías de Rachel Welch con la prenda hicieron más por su carrera que sus dotes interpretativas. La primera película en la que aparece el bikini es la 007 contra el doctor No, la primera de las de la saga de James Bond en 1962.
En Italia, Bélgica o España, "reservas espirituales de Occidente", del Occidente católico, apostólico y romano, la prenda estuvo prohíbida. Franco, el dictador español, la permitió en Benidorm a petición de su alcalde, como una forma de activar la economia del lugar y atraer divisas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario