miércoles, 23 de noviembre de 2016

Las novias de la Yihad, por Ángela Rodicio.

LA PERIODISTA Y ESCRITORA ANALIZA CÓMO LOS EXTREMISTAS RECLUTAN EN INTERNET A ADOLESCENTES DESARRAIGADOS.

El Estado Islámico ha atraído a su feudo particular en Mosul a numerosos jóvenes musulmanes que desean vivir su fé con el mayor rigor posible. Pero ellos se han convertido en carne de cañón y ellas, poco más que en esclavas sexuales. "Las jóvenes occidentales se han convertido en las esclavas de primera clase,aunque las han matado cuando han intentado escapar, caso de las amigas bosnias que llegaron desde Viena y fueron utilizadas como el reclamo publicitario para convencer a otras", explica la corresponsal de guerra Angela Rodicio. "Las que han podico volver son las musulmanas que eigraron con sus maridos y han vuelto viudas, mientras que las conversas han desaparecido, según testimonios de las yazidíes que han podido huir"
El desarraigo de la segunda generación de inmigrantes, cuyos padres viven fieles a sus costumbres y tradiciones de puestas a dentro, pero que se siente marginada y ciudadana de segunda clase en el mundo exterior, explican la vulnerabilidad de los afectados. "Se trata de adolescentes de 14 o 15 años, captados a través de Internet", explica Rodicio. "Hay que tener en cuenta que los extremistas cuentan con expertos en redes, incluso licenciados del MIT, la mejor universidad del mundo".
Rodicio ha viajado desde Gran Bretaña hasta el Kurdistán para redactar este estudio basado en entrevistas con muchachos adolescentes cercanos a este mundo.
Las radicalizaciones se llevan en cualquier caso en un tiempo récord, tal y como sucedió con el terorista de Niza. "Resulta difícil desactivar estas bombas de relojería vivientes puesto que se les ha hecho un lavado de cerebro que supera a los realizados habitualmente por las sectas destructivas". En Mosul los suicidas - evitaremos llamarlos mártires- se suicidad acercándose con un cinturón explosivo a los convoyes del ejército gubernamental de Siria. "Se inmolan porque están convencidos de que irán al paraíso, salen a andanadas, uno salta por los aires y le siguen otros. La mayoría son europeos o del norte de África".
En cualquier caso, el actual acoso al Estado Islámico por parte del gobierno sirio, los rebeldes kurdos, la aviación rusa y las tropas acorazadas iraquíes no significan el principio del fin de la amenaza. "La coalición internacional ha revuelto un avespero y las avispas se diseminarán por todas partes. Cambiará la táctica pero el sueño del Califato no desaparecerá. Además, será más dif´cil luchar contra los islamistas cuando no dispongan de territorio y no podemos olvidar que no se puede condenar a todo un grupo religioso" advierte Ángela Rodicio. Los últimos sucesos políticos en Occidente tampoco fomentan la esperanza. "El rebrote de los populisos nacionales ha alentado el racismo, lacra que utilizan los captadores para impulsar su ideología victimista".

No hay comentarios:

Publicar un comentario