lunes, 30 de enero de 2017

El Memorial por las Víctimas de ETA incluirá una réplica del zulo de Ortega Lara.

La dirección trabaja en la exposició permanente del centro, con la vista puesta en que las obras de rehabilitación terminen a finales de 2017.

El Memorial por las Víctimas del Terrorismo se ubicará en la sede del antiguo Banco de España, en Vitoria. Entre otros elementos museísticos incluirá una réplica del zulo en el que ETA mantuvo secuestrado e incomunicado al funcionario de prisiones Jose Antonio Ortega Lara entre 1996 y 1997.
Ortega Lara permaneció retenido 532 días en un receptáculo de tres metros de largo, 2,5 de ancho y 1,80 de alto en el centro de la estancia, aunque el espacio donde el secuestrado podía permanecer e pie era reducido por a causa del techo a dos aguas. Su único mobiliario era una hamaca de playa, a modo de camastro, un saco de dormir, una palangana, objetos de aseo y un orinal. Los etarras le facilitaron unas gafas de sol porque un foco atornillado a la pared iluminaba el habitáculo, situado en la localidad quipuzcoana de Mondragón las 24 horas.
La humedad, provocada por la proximidad del rio Deba era tal, que el saco había empezado a aparecer moho. Su aislamiento era total. Los etarras utilizaban un pequeño orificio para hacer llegar la comida a su rehén. Ortega Lara adelgazó 23 kilos durante su encierro y solo podía ver la mano de sus captores.
"!Matadme de una puta vez!, grito el funcionario de prisiones, en un grito desesperado, a los agentes de la Unidad de Intervención al confundirlos con militantes de ETA.
El Centro incluirá también información sobre otros secuestrados - hubo 80 secuestros entre 1975 y 2000-, entre los que destacan Cosme Delclaux y Emiliano Revilla, empresarios.
La exposición estará dividida en cuatro apartados. En uno se hablará de la evolución del terrotrismo en España. Se hablara del Batallón Vasco Español y del GAL, además de ETA. También habrá un espacio para los atentados de Nueva York del 11 de Septiembre de 2001 o los reiterados ataques sufridos en Nairobi. Es pronto, seguramente, para que la acción de los trenes de Atocha o el ISIS encuentren su lugar en la exposición.
Otro de los apartados hablará del ambiente sectarista y envenenado donde se criaron los perpetradores. "Hay que ahondar en la idea de cómo se construye la estigmatización del otro", resume Raúl López Romo, responsable del area museística del Memorial. ¿Cómo actuaron? ¿Por qué? ¿Qué creían estar haciendo? La exposición incluirá desde carteles con imágenes hasta "sonidos ambiente de amenazas reales y manifestaciones.
La respuesta por parte de las autoridades ocupará la tercera parte de la exposición. Aparecerá la respuesta judicial, policial, política y social. El Memorial hará mención especial al Pacto de Ajuria Enea suscrito el 12 de enero de 1988 por Alianza Popular, Centro Democrático y Social (CDS), PNV, Euzkadiko Ezkerra, PSE, Eusko Alkartasuna y el entonces lehendakari, José Antonio Ardanza. Fue el primer acuerdo de una polítca coordinada que firmaron todos los partidos para derrotar a ETA. El fin y la decadencia de la banda estaban en camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario