viernes, 13 de enero de 2017

Silver, espía quintuple.

Un hombre de baja estatura y perfectamente rasurado llama a la puerta de la embajada italiana de Kabul. Es el 21 de ferero de 1941 y en Europa las potencias mundiales se destrozan en medio de la Segunda Guerra Mundial.
Cuando los vigilantes le preguntan con malos modos quién es y qué quiere el misterioso desconocido afirma ser cocinero y venir recomendado por Herr Thomas, director de la Compañía alemana Siemens, con una carta con la orden de ponerse al servicio del embajador italiano en Afganistán.
Pietro Suatori, el embajador, no cree en principio la historia de que un cocinero de origen afgano se presente por las buenas en la embajada de una nación del Eje para pedir trabajo. Afganistán es un país neutral, una momarquía. Así que llama a Herr Thomas en presencia del "aspirante a cocinero" para que le explique de que va la cosa.
El hombre dice llamarse Rahmat Khan. Nunca ha trabajado en una cocina. En realidad es la escolta de un lider independentista indio, Subhas Bose. Este último difiere en las tesis de Ghandi y ha ordenado varias acciones violentas, atentados contra las tropas británicas, en la península hindú. Pero los británicos han seguido su rastro y han detenido a sus seguidores, y ahora tiene que buscar asilo en un país del Eje. Las embajadas rusa y alemana les han dado largas, y el dinero para pagar el hospedaje en una posada de carretera se está acabando. Los italianos son la última opción.
Los italianos sacan a Bose de Afganistán y lo envían a Alemania. La audacia de Rahmar Kahn llama la atención de los italianos primero y, posteriormente, de los nazis, que lo convierten en su espía. Suaroni encarga a Rahmat Kahn que viaje a Peshawar, en territorio indio con explosivos y vuelva con información. Situación de las tropas, posibilidad de sabotajes y atentados contra oficiales y funcionarios de la Administración colonial, simpatías y fobias hacia Japón... No saben que han metido al zorro en el gallinero propio.

Rahmat Kahn en realidad se llama Ram Talwar. Es hijo de una familia de terratenientes de casta alta. Nunca le habría interesado la política internacional de no ser porque los británicos habían detenido a su hermano mayor y lo habían ejecutado bajo la acusación de intento de atentado contra el gobernador británico del Punjab, en 1931.
Talwar es comunista y quiere la indepencia de La India, pero no para ponerla a los pies del primero que llegue. Así que entrega el dinero que le dan los italianos y los alemanes a los comunistas indios del partido de Kirti Kisan. Había sacado informes difíciles de confirmar de La India, totalmente falsos, a cambio de tres millones de euros al cambio actual. Con la ayuda de un escritor de ficción indio, de ideología también comunista, se inventó una organización terrorista y empezó a preparar informes sobre acciones que nunca tenían lugar o que eran obra de otros grupos.
Cuando Hitler invade Rusia Talwar decide convertirse en agente doble así que ofrece informes a los soviéticos. Los rusos lo interrogan a fondo pero se convencen que es un comunista convencido, seguidor de los discursos del líder comunistta musulmán Jinah, futuro fundador de Pakistán. Es incapaz de hacer daño a La Unión Soviética.
Los informes que trae sobre las actividades de los agentes fascistas en el norte de La India es tan buena, que los soviéticos pronto deciden compartirla con los británicos. Talwar acaba supervisado por Peter Fleming, el hermano del autor de las novelas de James Bond.
Talwar finge colocar un receptor de radio en los jardines del palacio del virrey de Nueva Delhi. Los operadores de radio de la embajada de Kabul transcriben los informes con la información manipulada. Un solo hombre ha puesto en jaque a los servicios de inteligencia nazis en el sur de Asia.
En una ocasión Peter Fleming paseaba por Peshawar con Talwar cuando se vieron obligados a saludar a un enlace de Kabul de las potencias del Eje. Preocupado por su su cuadruple agete era desenmascarado, Fleming ordenó a Talwar que se abstuviera de nuevos viajes a Kabul.
Talwar desobedeció. Invitó al enlace a su apartamento en la capital afgana y le sirvió un pollo al curry con bigotes de tigre. Los bigotes de este felino pueden provocar una terrible hemorragia interna en los intestinos, y es la forma en que elegió Talwar eliminar a un testigo tan molesto.
Preocupado por la posibilidad de que los japoneses invadieran La India por el valle de Assam pidió a sus confiados amos del Eje que le presentaran a Inouye, el agregago japonés. Cuando consiguió que le dieran información sobre los agentes pro japoneses de La India, los contactó Fleming para convencerlos de que se convirtieran en agentes dobles, de tal forma que para mediados de 1944, Japón no tenía ni un solo agente fiable en la colonia británica.

Tras la independencia de 1948 Talwar dejó las actividades de espionaje o volvió a las sombras de la vida vivil. Subhas Bose había fallecido en 1945. En el 30º aniversario de la muerte del líder comunista, Talwar salió de las sombras para publicar un libro en el que mentía sobre su faceta de espía. Decía que había fingido espiar a los fascistas por orden de Bose, y que jamás había trabajado para los servicios de Inteligencia británicos. Silver moriría en 1983, sin saber que un día sus informes se desclasificarían y saldría a la luz el único espía quintuple de la Segunda Guerra Mundial

No hay comentarios:

Publicar un comentario