martes, 3 de enero de 2017

Tras los pasos de León el Africano.

Simon Worrall ha entrevistado al escritor y viajero Nicholas Hubber para que éste le cuente sus viajes por Mali tras los pasos del explorador y viajero morisco del siglo XVI León el Africano. El libro se llama LAS ESCUELAS DE TIMBUCTÚ PARA NÓMADAS; A TRAVÉS DEL SÁHARA A LA SOMBRA DE LA YIHAD.

Cuéntanos quién era ese León el Africano.

Sabemos muy poco acerca de él. Sabemos más de viajeros mediavales como Ibn Battutta o Marco Polo. León era un morisco granadino. A la Edad de cuatro años Granada es tomada por los reyes católicos y su familia tiene que mudarse a Fez, en Marruecos.
Me interesaba sus viajes por Mali y el río Niger. Parece ser que visitó Timbuctú con un tío suyo y lo hizo en una misión diplomática por orden del sultán de Marruecos. También estuvo en Egipto y puede que en Arabia. Egipto acababa de ser conquistado por los otomanos, con los cuales no simpatizaba demasiado, por lo que no dice mucho de su estancia.
Hacia 1550 es secuestrado cerca de Creta o de la isla de Djerba por piratas. Como es un prisionero de calidad, es enviado a Roma, donde es vendido al papa León X Médicis para que haga lo que quiera con él. El Papa Médicis lo bautiza y le encarga que transcriba en italiano una crónica de sus viajes. Durante mucho tiempo será la única puerta al conocimiento de lo que podría haber en África Occidental, bajo el dominio de los mandinkas.
León X muere y su sucesor pierde una batalla decisiva contra las tropas de Carlos V, Pavía, donde León actúa como diplomático. Es lo último que sabemos de él. Es muy probaable que regresase a Fez y a su fe musulmana donde murió a los pocos años de llegar.

También te escontraste con los tuaregs, los guerreros azules...

Se llama a los tuaregs los guerreros azules porque se cubren con una tela de índigo que les tiñe a ellos el rostro de azul. La tradición oral hace que no podamos saber con certeza de dónde proceden realmente y cómo llegaron al desierto del Sahara.
Unos escritores del siglo XIX decían que pertenecían a una de las tribos perdidas de Israel. Otros, por la misma época, dicen que son descendientes de cruzados que renegaron de la fe cristiana. ¿Qué debes creer? Nada de lo anterior. Solo es una prueba de lo mucho que este pueblo de las arenas nos fascina.

Los asociamos con las caravanas de la sal. Pero también nos dices en tu libre que son vienos pescadores y navegantes fluviales.

Cuando navegué en transbordador por el Niger encontré tuaregs remando en  canoas de madera, así que saben como sobrevivir fuera del desierto.

Timbouctú fue ocupada por las milicias yihadista de Abou Zeid. ¿Que cuentan sus vecinos sobre esto?

No les gusta hablar sobre el tema. Recordar los azotamientos y las mutilaciones por romper las leyes de la sharia... Es comprensible. A un anciano lo azotaron por fumar, y eso que a Abou Zeid lo llamaban Mister Marlboro por traficar con cigarrillos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario