miércoles, 15 de febrero de 2017

Alcohol y adolescentes españoles. Dentro del botellón.

Tres de cada cuatro menores beben alcohol en nuestro país: medio millón se emborracha cada mes. El botellón lleva ya 20 años entre nosotros y nadie parece dispuesto a pararlo.

Relato de Nerea, una adolescente de 16 años de Cartagena.

"Compramos el alcohol en tiendas de chinos porque nos ponen menos pegas y porque están abiertas hasta más tarde, aunque sale más caro que en el supermercado. Es raro que te pidan el DNI. Pero si en el grupo va uno de nuestros hermanos mayores de edad compramos en el super, donde hay un montón de marcas en torno a los cuatro o cinco euros"
"Bebemos en un descampado junto a las ruinas del anfiteatro romano de Cartagena, en la zona universitaria. Si la Policía pone pegas, nos vamos al estadio Cartagonova.
"Me gasto un máxino de cinco euros en el alcohol y los refrescos para mezclar. Hacemos fondo común y vamos a lo barato. Calimocho, vodka azul, ron Almirante, ginebra Sheriton...; Hay vodkas y rones con sabor a fresa o caramelo que me recuerdan a cuando compraba chuches. A lo mejor los fabrican así pensando en nosotros. Quedamos en el Whats App, bien por el del grupo de amigos o bien se crea un grupo para ese botellón en concreto. Conozco a poca gente de mi edad que no beba. Si alguien se pone demasiado ciego, lo acomodamos en el suelo en una postura que pueda vomitar sin ahogarse hasta que se calma. Si no espabila, llamamos al 112 y luego a sus padres. Algunos fuman porros. Más incluso que tabaco. Beber está más normalizado que fumar".
"Mis padres saben que hago botellón. Traigo botellas a casa. No me dan la brasa, aunque no les gusta que esté por ahí a estas horas, y menos bebiendo, pero como lo hace todo el mundo... Además prefiero que lo sepan por si acaso pasa algo.
"Empezamos a beber sobre la una. A las dos ya ha empezado a subirnos, Jugamos a verdad, atrevimiento o chupito. Es divertido. Yo solo bebo hasta coger el punto. Los chicos son mas borregos y hacen "hidalgos" (beber un cubata de un trago). Y hay marcas que patrocinan sus propias mezclas, como un licos alemán. Pones en un vaso el licor  alemán y una pinta de cerveza; eso se llama una "tarántula". Sube rápido, A veces la Policía te toma los datos si estás bebiendo, pero casi nunca llegan las multas...
Sobre las cuatro nos vamos. A partir de esa hora se ve gente tirada por el suelo, peleas... Los mayores se van entonces a la discoteca. Los hay que empalman borracheras y resacas. Eso se llama "ir de resarchera".
"Claro que me acuerdo de mi primer botellón. Iba a 1º de la ESO  (12 años), aunque esa vez no bebí. Porque era muy inocente. Y porque a mi amigo Manuel le dio un coma etílico. Fue en una casa que estaba de reformas; se juntío allí casi todo el colegio. Lo metieron en una bañera, aunque luego nos enteramos que esa era peligroso... Lo sacaron. Le daban agua. Hasta que cayó redondo y llamaron a la madre. Yo me asusté tanto que tardé dos años en volver a ir a un botellón. Y entonces sí que bebí. Conozco a otra chica que sufrió un coma etílico a los quince. Pero ella está orgullosa. Presume y todo. Las redes sociales hacen que haya mucho postureo".

 Testimonio de una auxiliar de Enfermería del Hospital Miguel Server de Zaragoza.

"Nos llega una chica inconsciente. Quinceañera. Le limpiamos los vómitos, le cambiamos la ropa. Se le hace un análisis. Le pasamos a un box de vitales para estabilizarla. Se le administra suero glucosado para rehidratarla y evitar una hipoglucemia, porque el etanol ( alcohol etílico) inhibe la formación de glucosa. Y se le da vitamina B1. Se toma la temperatura ( puede venir con hipotermia, aunque al principio suelen estar acalorados) y la tensión, por si está demasiado baja. También se mira si hay otros tóxicos, Cuando han mezclado alcohol y drogas, suelen despertarse agresivos y hay que atarlos con correas. Esta chica solo había cogido un pedo espantoso. Lo que nunca olvidaré es la cara de alucinados de sus padres cuando llegaron. Como diciendo: "Qué hemos hecho para llegar a esto", o más bien, "que no hemos hecho".

No hay comentarios:

Publicar un comentario