jueves, 9 de febrero de 2017

En la Casa Blanca existe una sala de cine.

EL PRESIDENTE PROYECTA EN LA CASA BLANCA LA CINTA DE PIXAR, QUE HABLA DE UN PEZ QUE INTENTA TEUNIRSE CON SU FAMILIA.

Basado en un artículo de Oskar Belaustegui.

Trump es un presidente que niega el cambio climático y que cierra las fronteras para que las familias no puedan estar juntas. Por eso extraña, y mucho, que la primera película que haya elegido para proyectar en la Casa Blanca ser BUSCANDO A DORY, que habla sobre el deterioro del medio ambiente y habla de familias que intentan trampear barreras para estar juntas, aunque se trate de los filtros de un acuario. Ordenó proyectar esa pelñicula mientras los aeropuertos de los Estados Unidos vivían un clime de disturbio cuando se hizo público que no se permitiría la entrada a los ciudadanos de siete países musulmanes. En realidad, la función la presenciaron las familias de los empleados de la Casa Blanca, porque Trump se tuvo que ausentar al poco de empezar, puesto que tenía que atender un importante negocio de gobierno con el presidente de Corea del Sur.
La odisea de un pez cirujano con annesia desde la barrera de coral australiana hasta un centro de interpretación de vida marina de California se proyectó en el cine más exclusivo del mundo. Construida en 1942 en el ala este de la Casa Blanca, el cine presidencial tiene un aforo de 40 personas y cuatro grandes sillones en primera fila,con sus respectivos escabeles. 
Eisenhower la concibió para devorar westerns. Según el primer proyeccionista de la Casa Blanca vio más de 200 a lo largo de sus dos mandatos. Kennedy instaló una mecedora porque le dolía la espalda. Nixon proyectó PATTON. 
Carter tuvo la valentía de proyectar la única película calificada X de esta eculiar sala de proyección: COWBOY DE MEDIANOCHE. No estamos hablando de una película pornográfica porque en la década de 1970 la clasificación X era para las cintas que debían ser proyectadas y distribuidas con limitaciones. COWBOY DE MEDIANOCHE trata temas como las drogodepencias y la prostitución masculina.
Clintos se pirraba por la saga de comedias de acción AGÁRRALO COMO PUEDAS. Bush era más cutre y se reía con AUSTIN POWERS. A Obama le enviaban todas las semanas un estreno los estudios de Hollywood.

No hay comentarios:

Publicar un comentario