jueves, 16 de febrero de 2017

Vida y milagros de Joseph Blatter.

Joseph Blatter jugaba de delantero en un equipo de un pueblecito de Suiza. Era muy bueno, destacaba, pero cualdo llegó la primera oferta serie de un club profesional, su padre le obligó a dejar el balón y a estudiar Económicas. Lo que no sabía su padre es que organizaría como directivo de la FIFA el entramado económico del fútbol europeo en todo el mundo. "Mi padre dijo que no me ganaría jamás la vida con el fútbol. Es cierto que no me han pagado jamás por dar patadas a una pelota, pero...".
En sus cuatro décadas al frente de la FIFA ganaba entre cuatro y nueve millones de euros ( la cifra exacta es confidencial) y destacó por su generosidad para pastelear los beneficios de las mordidas de los clubes y los ministerios de Deporte. Es capaz de contar chistes en cinco idiomas.
En lo negativo es el típico machista que hace declaraciones como una en la que afirmaba que las mujeres futbolistas debían salir al campo de juego con pantalones más cortos - casi como las braguitas de un bikini- y ceñidos. O cuando contestó ante el hecho de que en Qatar, donde ha organizado un Mundial, se encarcele o condene a muerte a los gays: "Creo que pueden ir sin peligro mientras practiquen la abstinencia".
Es un tipo que se ha casado dos veces. La primera esposa lo introdujo en la FIFA y le dio una hija, Corinne. La segunda esposa era la amiga de su hija, y la relación duró poco. A partir de ahí la diferencia de edad con sus compañeras sentimentales no ha hecho más que aumentar.
Es un tipo capaz de hacer toda clase de propuestas extravagantes para rapiñar dinero como la de ampliar el ancho de las porterías para atraer al público norteamericano con mayor frecuencia de goles o dividir los partidos en cuatro tiempos de un cuarto de horas para atraer más publicidad. Si se carga el fútbol en el proceso, es lo de menos.
El FBI destapó una trame de trapicheos y trasiego de maletines que ha dañado su imagen frente al aficionado medio pero no entre los directivos de la FIFA, que lo reelegían una vez tras otra. La trama ha salpicado a Joseph Blatter, presidente de la FIFA, y a Michel Platini, ex jugador de la selección francesa y    responsable de la competición de la UEFA. Ambos han quedado inhabilitados de cara a un comité de ética interno ocho años, durante los cuales Infantino, uno de los partidarios de Blatter, los sustituirá al frente de la organización deportiva internacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario