lunes, 13 de marzo de 2017

Tom Holland: "El presidente Trump me recuerda muchísimo a Nerón".

Libro: DINASTÍA (Ático de los libros).
Autor: El historiador británico Tom Holland (Wiltshire, 1969)

Bueno; vamos a empezar esta entrevista imaginaria que he sacado de una que sí mantuvo. Quiero hablar de su monografía DINASTÍA, en la que habla de lor errores y los aciertos de los emperadores de la Dinastía Julio Claudia. Creo que es la segunda parte de una monografía anterior llamada RUBICÓN.

Oh, si. En DINASTÍA hablo de la consolidación de la autocracia que huzo posible el Imperio Romano y en RUBICÓN hablo de la implosión y colapso del sistema anterior, la República Romana. Estoy preparando una tercera novela que habla de los emperadores flavios y los Antoninos. La verdad es que estoy con el tema de la Roma clásica a tope.

Dices que el Imperio romano era una de las peores dictaduras.

Oh, sí, porque el plebeyo romano no sabía de un día para otro qué iba a suceder con los patricios a los que debía clientelismo ni quién tenía el poder realmente en aquellos momentos. Si durante la República Cayo sabía que debía votar por los senadores para los cargos y elegir con cuidado a los dos cónsules, durante el Imperio sabe que el poder está en manos de las mujeres que el emperador se lleva a la cama y de los libertos que le llevan la correspondencia. Gente que tiene menos derechos que él pero aún tienen la ultima palabra sobre lo que se hace desde el Gobierno y lo que no. Como Narciso, el liberto secretario de Claudio.

¿Cómo se colapsó la Republica Romana?

Por un exceso de éxito. Los legionarios se volvieron más fieles a los generales que les pagaban y les llevaban a la victoria. Se formaron facciones de aspirantes a los cargos públicos y una gran violencia se adueñó de todo, como es el caso de las disputas entre Milón y Clodio. Cuando Clodio murió apuñalado en una emboscada callejera, sus partidarios le pegaron fuego al Senado. Cicerón y Pompeyo tuvieron que lidiar con los desórdenes consecuentes, porque César estaba guerreando en las Galias. Tanta violencia en torno al ambiente de los cónsules solo se superaba con la idea de que uno de esos cónsules debía actuar como un autócrata por el bien de todos. Un orden dictatorial, o ningún orden en absoluto. Esa era la cuestión.

Comparas a Donald Trump con el emperador Nerón.

Sí, y no lo digo en el sentido peyorativo. Tanto Calígula como Nerón han sido emperadores maltratados por sus sucesores. Los dos cometieron el pecado de apoyarse en la plebe y el ejército en lugar del Senado, que en teoría eran sus iguales.
Nerón cantaba, interpretaba obras teatrales y conducía carros. El pueblo lo adoraba por eso. También humillaba a los poderosos del momento, tal y como hizo Trump con Hillary Clinton y Jeff Bush. ¿Se imaginan a un presidente que saque un disco de cuando en cuando o que corra en una carrera de la NASCAR? La apoteosis.

Dices que tampoco Calígula estaba loco.

No. Solo era un poco amanerado y tenía un tic en la cara bastante molesto de ver. En YO, CLAUDIO, lo interpreta John Hurt. La serie lo muestra abriendo el vientre de su hermana embarazada con una espada, pero lo cierto es que ni siquiera mantuvo relaciones incestuosas con ella. Robert Graves no habla de ello en la novela
Despreciaba al Senado, a los que veía como una peligrosa y endogámica camarilla de aduladores. Les llegó a decir: "Soís patéticos. Os arrastráis delante del emperador buscando su favor. Os desprecio, y la prueba es que mañana me daréis las gracias por ello".
El pueblo lo quería tanto que, cuando unos conjurados lo asesinaron en los subterráneos del circo, el pueblo se levantó contra los conspiradores.

Sin embargo, no tienes tan buena imagen de Claudio.


Robert Graves nos lo pinta como un erudito, un británico de clase alta del periodo de entreguerras. Pero lo cierto es que acojonó, y bastante, a los plebeyos y los senadores con sus matones con uniforme de pretoriano. Y que le gustaban las ejecuciones, que en 42 después de Cristo consistían en torturar a un hombre hasta la muerte. La sociedad romana era muy violenta y desigual, y para sobrevivir en ella, debías, no solo aceptar la violencia, sino emplearla en tu provecho. En todo caso, no era un nolstálgico de la República, como lo ha pintado Graves.

Parece que el papel de las mujeres en esta dinastía no es el mismo que tuvieron las demás mujeres patricias. ¿No es cierto?


Cuando te casas con el emperador, te casas con una divinidad mortal que gobierna con la autorización de los dioses. Tu vientre es una incubadora de gobernantes y militares semidivinos. Por lo que andas sobre el filo de la navaja.
Tienes poder, pero si no lo usas con prudencia - y fue el caso de la ninfómana esposa de Claudio, Valeria Mesalina- puedes ser ejecutada. Primero se te acusaba de adulterio o de prostitución, como fue el caso de Mesalina o de Julia, la hija de Augusto, y luego te envían a los pretorianos para asistir a tu suicidio. Mesalina era muy buena en el tálamo, pero no sabía coger correctamente un puñal y se rasguñó. Pidió disculpas entre lágrimas al pretoriano antes de entregarle la espada y dejar que él la ejecutara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario