lunes, 5 de junio de 2017

El consultorio de Elena Francis.

El Consultorio de Elena Francis fue el paño de lágrimas de las españolas desde 1947 !hasta 1984!. Una nueva novela recobra las llamativas cartas y las respuestas de un programa radiofónico que retrata toda una época y que en realidad fue un efectivo truco publicitario.

"P" está desesperada porque el señor de la casa donde trabaja como mucama se mete en su cama todas las noches. "R" se ha quedado embarazada de su chico y el adolescente ha puesto tierra por medio. "A" pide una receta que excite sexualmente a su marido porque hace dos meses que no se interesa por ella en ese aspecto.
En los años 70 las mujeres, en plena revolución sexual, pedían consejo sobre estas cuestiones. Los guionistas daban a la locutora que interpretaba el papel de la señora Francis información sacada de las enciclopedias y revisada por un equipo de psicólogos y sacerdotes. En 1947 las féminas demandaban consejos prácticos como cómo limpiar las manchas del tresillo, recetas de cocina y cremas para combatir los sabañones.
También la naturaleza de las respuestas variaba con el devenir de las décadas. Imaginemos un drama como el adulterio. En los años 60 se culpabilizaba a la mujer y se la animaba a recobrar su puesto en la familia, perdido por su poco empeño. En los 70, con el dictador con un pie en la tumba, se recomendaba a la mujer volver a casa de sus padres. Y el los 80 en plena Democracia se animaba a las mujeres a probar las mieles amargas del divorcio. Se trataron toda clase de temas desde donde está el Consulado de Suiza en Madrid hasta como iniciar una carrera de actriz. Los únicos temas tabú eran las relaciones incestuosas, el aborto y los métodos anticonceptivos.
Y eso que en realidad Elena Francis fue la mayor campaña de marketing para vender productos cosméticos de una empresa regentada por el matrimonio catalán de José Frade y Francisca Bes Calvet.
Al principio se suponía que las consultas iban a tratar sobre trucos de belleza y de limpieza del hogar, pero recibieron cartas tan variadas que pronto contrataron guionistas y asesores para poder contestarlas, con la premisa de que ninguna se quedara sin respuesta. De hecho crearon un personaje, una matriarca madura y sabia que daba consejos, Elena Francis.

Algunas de las cartas relataban abusos machistas y delitos ( según el Código Penal actual) espeluznantes.

A los 12 años mi madre me hizo acompañar al amo a su habitación.
Me hizo lo que quiso. Luego en Madrid, en la primera casa, el señorito quiso hacerme eso. Me defendí y me despidieron sin pagarme. Ahora estoy en otra casa. Desde que la señora murió, el amo se mete en mi cama. Todos los días quiere. Dice que le dé un niño y me comprara un piso.¿Qué hago, señora Francis?

La vida ha sido muy dura contigo. Trata de lograr que te compre el piso poniéndolo a tu nombre. Si lo hace tendrás un capital y un sitio donde vivir, habrás logrado algo positivo después de tantas humillaciones. Serás capaz de rehacer tu vida.


Estudio Quinto de Bachillerato. Tengo 15 años. Hace un mes me invitaron unos amigos a una fiesta. Al final solo estaba allí el chico que me gusta. Insistió en que me quedara. Bailamos y nos besamos. En fin, señora, que estoy esperando un hijo. Él dice que no es el padre. ¿Qué hago Estoy desesperada.

Es lógico que el muchacho rechace la paternidad y te abandone. Hay que aceptarlo sin traumas ni histerismos. De lo que se trata es de que tú y tu familia aceptéis el embaraza y al niño, procurando que este hecho, que provocará problemas familiares, de relación social y laboral, no complique gravemente tu vida.

CARTAS A ELENA FRANCIS. (1972)

Para leer.

LA HUELLA DE UNA CARTA.
Novela de Rosario Raro. Planeta.

QUERIDA ELENA FRANCIS.
Juan Soto Viñolo, uno de los últimos guionistas del programa.
Grijalbo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario